Colombia: 6 mil desplazados cerca de frontera con Venezuela

El defensor del pueblo de Colombia, Carlos Negret, anunció este jueves que en una zona del Catatumbo, cerca de la frontera con Venezuela, hay más de seis mil desplazados debido a la violencia que...

El defensor del pueblo de Colombia, Carlos Negret, anunció este jueves que en una zona del Catatumbo, cerca de la frontera con Venezuela, hay más de seis mil desplazados debido a la violencia que azota a esa región por parte de grupos ilegales y del narcotráfico.

“Las cifras que tenemos hasta hoy es que son más de seis mil personas desplazadas. Desde el día martes la Unidad de Riesgo está haciendo un censo para verificar el número exacto y de esa manera poder llegar con las ayudas”, dijo Negret en rueda de prensa.

Más tarde, el vocero de la iglesia católica de la región de Ocaña, en el Catatumbo, monseñor Gabriel Villa, dijo: “clamamos porque nuestros hermanos desplazados puedan regresar a sus casas, que puedan salir a comercializar los frutos de sus cosechas, que los niños y jóvenes regresen a sus escuelas y colegios, que los comerciantes puedan abrir sus establecimientos para entregar los servicios con el fin de satisfacer sus necesidades básicas. Que los enfermos puedan ser atendidos en los centros de Salud. Que todos puedan recibir la atención pastoral y espiritual”.

El pasado lunes, el presidente Juan Manuel Santos ordenó al vicepresidente Óscar Naranjo y a los miembros de las fuerzas militares controlar la situación. En ese momento Naranjo aseguró que más de 12.000 uniformados se encargaran de brindar protección a las comunidades afectadas y se creó un puesto de mando unificado para propiciar la apertura de corredores humanitarios que permitieran la movilidad de los lugareños y el abastecimiento de víveres.

“Por más peligrosos, desafiantes y provocadores que sean esos delincuentes, los vamos a someter a la ley”, aseguró.

Según el gobierno, además de la seguridad, la región necesita asistencia humanitaria y eliminar los obstáculos que están frenando el desarrollo de proyectos de infraestructura.

Este jueves por la noche se cumplen los tres días de una “tregua” que dieron estos grupos ilegales para que los habitantes de esas zonas del Catatumbo se abastecieran de víveres. Sobre ésta, Negret dijo que era “absurda” y agregó “lo que le pedimos a los actores armados es que cesen las hostilidades contra los habitantes de Catatumbo”.

Las autoridades entregaron el lunes 2.5 toneladas de ayuda en diferentes lugares de la zona y este jueves medios locales señalaron que el gobernador de Norte de Santander, William Villamizar, envió varios camiones con más de 20 toneladas de víveres y otros elementos básicos.

Por otra parte, Negret también anunció que en los próximos días se reunirá con su homólogo ecuatoriano en una parte de la frontera, especialmente en la zona de Mataje, para realizar una campaña humanitaria.

Cuando se le cuestionó qué información tenía sobre los tres miembros de un equipo periodístico del diario ecuatoriano El Comercio que fueron asesinados recientemente por un grupo de disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), sólo respondió: “hemos venido trabajando silenciosamente entre los dos con nuestras fuentes para lograr algo que no han logrado los demás”.