Los gobernadores de seis estados del noreste de Estados Unidos y Puerto Rico están formando el primer consorcio del país para investigar la violencia con armas de fuego y recomendar cambios en la política legislativa.

Expertos y funcionarios policiales recolectarán datos y analizarán información sobre la violencia con armas para luego dársela a los legisladores. Su trabajo ayudará a llenar el vacío provocado por la orden del gobierno federal en 1996 en la que prohibió el uso de fondos federales para estudiar la violencia con armas, señaló la coalición.

El gobernador de Connecticut Dannel P. Malloy, uno de los participantes, dijo el miércoles que el grupo quiere entender las causas profundas de la violencia y establecer "medidas efectivas de prevención". El demócrata dijo que en Connecticut se han reducido los crímenes violentos a un ritmo más rápido que en cualquier otro estado gracias a la ley sobre armas aprobada tras la masacre en la primaria Sandy Hook en 2012, en la que murieron 20 estudiantes de primer grado y seis educadoras.

Los otros gobernadores participantes son los de Nueva Jersey, Nueva York, Rhode Island, Massachusetts y Delaware.

En Rhode Island, la gobernadora demócrata Gina Raimondo dijo que aguarda con entusiasmo la investigación, e hizo notar los esfuerzos de su estado para crear un plan de acción sobre una reforma al uso de las armas de fuego.

En febrero, Raimondo firmó una orden ejecutiva en la que le ordenó a la policía usar todas las medidas legales disponibles para confiscar armas de fuego a personas que representen una amenaza, como en el caso de las obtenidas ilegalmente. La ley de Rhode Island también permite que las autoridades confisquen las armas en casos de violencia doméstica.