Armenia recuerda masacre del imperio otomano

El gobierno y la oposición de Armenia dejaron a un lado sus diferencias el martes para recordar la masacre de 1,5 millones de armenios hace un siglo a manos de turcos otomanes.Un día después de que...

El gobierno y la oposición de Armenia dejaron a un lado sus diferencias el martes para recordar la masacre de 1,5 millones de armenios hace un siglo a manos de turcos otomanes.

Un día después de que la oposición logró sacar al primero ministro del cargo, armenios en todo el país conmemoraron la masacre que comenzó hace 103 años y que muchos historiadores consideran un genocidio. Turquía, sucesor del Imperio Otomano, rechaza vehemente la definición y dice que la masacre fue parte de las hostilidades de la Primera Guerra Mundial.

El primer ministro en funciones y otros funcionarios armenios depositaron ofrendas florales el martes por la mañana en un memorial en Ereván, la capital de esta nación del Cáucaso.

Líderes opositores y unos 10.000 partidarios marcharon hacia el memorial horas más tarde. Los manifestantes llevaban la bandera armenia y coreaban el nombre del líder de las protestas, Nikol Pashinian, que encabezó la procesión.

Los opositores celebraban la renuncia la víspera del primero ministro Serzh Sargsyan luego de días de protestas contra el gobierno.

"Necesitamos un cambio de gobierno”, dijo Gregor Adamyan, un empresario de 43 años. “Estamos cansados de presiones y corrupción de un clan”.

Las protestas, que duraron 10 días, se centraron mayormente en la exasperación de la gente con las autoridades. La coalición de tres partidos que encabezó las protestas tiene actualmente apenas 7% de los escaños en el Parlamento y no ha tomado una posición específica sobre las relaciones con Rusia, aliado clave y soporte económico del país.

Los lazos con Moscú no parecen importantes para la mayoría de los manifestantes y muchos de los que marchaban en Ereván hablaron favorablemente de Rusia.

Ruben Ter-Martirosyan, un hombre desempleado de 37 años, quiere una relación más equilibrada entre las dos ex repúblicas soviéticas.

"Armenia necesita ser un puente entre Rusia y Europa, no un vasallo del Kremlin”.

El martes, un vicecanciller ruso se reunió con el embajador armenio en Moscú, a quien le dijo que Rusia está siguiendo atentamente la situación en Armenia y le desea al país una transición política pacífica.