Aumentan ataques a instalaciones sanitarias en Sudán del Sur

La guerra civil en Sudán del Sur no discrimina en cuanto a personas o lugares afectados a medida que aumentan los enfrentamientos contra las instalaciones sanitarias y trabajadores humanitarios, de...

La guerra civil en Sudán del Sur no discrimina en cuanto a personas o lugares afectados a medida que aumentan los enfrentamientos contra las instalaciones sanitarias y trabajadores humanitarios, de acuerdo con un informe publicado el lunes.

Al menos 50 instituciones médicas fueron atacadas en 2016 y 2017, según el informe publicado por la organización Watchlist on Children and Armed Conflict, con sede en Nueva York. En cerca de 750 incidentes perpetrados en el mismo periodo se negó el acceso a la ayuda humanitaria por parte de varios grupos armados, incluidas las fuerzas gubernamentales.

Las fuerzas tanto del gobierno como de la oposición han destruido, quemado, saqueado y ocupado deliberadamente los hospitales y las clínicas. También ha detenido, secuestrado y asesinado al personal médico y a los trabajadores humanitarios como una táctica de guerra, de acuerdo con el reporte que está basado en más de 90 entrevistas y se enfocó en la región alta del río Nilo, en la de Bahr el Ghazal y la de Equatoria.

“Nunca había visto algo como lo que vi en Sudán del Sur. Las partes del conflicto atacan al sector salud y a menudo niegan el acceso a la ayuda humanitaria. El resultado han sido crisis de salud como la cólera y la hambruna _ambas ocasionadas por el hombre_ y los más vulnerables y afectados son los niños”, comentó Christine Monaghan, una investigadora para la Watchlist, a The Associated Press.

Monaghan señaló que la situación iba en “fuerte aumento”, lo que coloca a Sudán del Sur al mismo nivel que países como Siria, Yemen y Afganistán. Un estudio realizado por el Observatorio de Derechos Humanos documentó 48 ataques a los servicios de salud en un periodo de 17 años, de 1997 a 2014. La guerra civil en Sudán del Sur comenzó en diciembre de 2013.

Los efectos del conflicto de cinco años son de gran magnitud. El combate ha causado la muerte de decenas de miles de personas, desplazado a millones y hundido a algunas partes del país en la hambruna. El sistema de salud del país africano ha quedado destruido.

En un ataque realizado en julio, seis hombres armados irrumpieron en una instalación de Médicos Sin Fronteras en la localidad de Pibor, amenazaron a los trabajadores humanitarios, robaron los teléfonos y computadoras e hirieron a dos miembros del personal, indicó el informe.

Para finales del año pasado, al menos un 20% de las 1.900 instalaciones médicas de Sudán del Sur habían sido cerradas por los combates, lo que dejó a un 70% de civiles sin acceso a la atención médica, señalaron las Naciones Unidas.