Catalanes dan tono político al día de Sant Jordi

Cientos de catalanes adornaron con rosas amarillas la plaza central de Barcelona el lunes en apoyo de separatistas encarcelados que consideran prisioneros políticos por su campaña para independizar...

Cientos de catalanes adornaron con rosas amarillas la plaza central de Barcelona el lunes en apoyo de separatistas encarcelados que consideran prisioneros políticos por su campaña para independizar Cataluña de España.

Esto le dio un tono político a la celebración de Sant Jordi, el santo patrón de la región catalana. La festividad también coincide con el Día Mundial del Libro.

La leyenda dice que el santo mató a un dragón y de éste salió una rosa roja. Es por eso que los catalanes regalan libros y rosas rojas en este día.

Pero en pleno debate por la independencia catalana, muchos eligieron las rosas amarillas, un color que simboliza el movimiento secesionista.

En cuanto a libros, fueron los de historia catalana los más vendidos en los puestos callejeros.

“Este año hay algo de tristeza”, dijo Marion Greiner, de 76 años, luego de colocar tres flores amarillas en el homenaje en la Plaza Cataluña.

Actualmente se encuentran encarcelados nueve separatistas en espera de juicio por su participación en el intento fallido del año pasado de independizarse de España. Los incidentes en el noreste de la región han agitado la política y generado la crisis política más profunda en cuatro décadas desde que regresó el gobierno democrático.

La demanda por la flores amarillas ha aumentado tanto que una florista de Barcelona importó 40.000 más este año de las acostumbradas y casi todas las vendió antes.

En las calles de Barcelona, las aceras se convirtieron en mercados al aire libre con puestos de libros y calles atrayendo a un gran número de personas.