Expertos en armas químicas toman muestras en Siria

Expertos en armas químicas recolectaron muestras en la ciudad siria de Duma el sábado, dos semanas después que un presunto ataque con gases venenosos ahí generara feroces ataques de represalia de...

Expertos en armas químicas recolectaron muestras en la ciudad siria de Duma el sábado, dos semanas después que un presunto ataque con gases venenosos ahí generara feroces ataques de represalia de parte de potencias de Occidente contra las instalaciones químicas del gobierno de Siria.

La visita al lugar, confirmada por la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), permitiría a la agencia continuar con una pesquisa independiente a fin de determinar qué químicos, en caso que los haya, fueron usados en el ataque del 7 de abril que, de acuerdo con personal médico, causó la muerte de más de 40 personas.

Duma fue el objetivo final de la feroz campaña para arrebatar Ghuta, una zona al este de Damasco, a los rebeldes después de siete años de revueltas. Los combatientes cedieron el poblado días después del presunto ataque.

Los gobiernos de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña culparon al gobierno del presidente Bashar Assad por el ataque y atacaron presuntas instalaciones sirias de armas químicas una semana después. El gobierno sirio y su aliado, Rusia, negaron su responsabilidad en el ataque químico.

Los inspectores de la OPAQ llegaron a la capital siria apenas horas antes de los ataques del 15 de abril, pero su visita al lugar fue retrasada una semana, hasta el sábado. Tal postergación causó que funcionarios de Occidente y activistas sirios acusaran a Rusia y al gobierno sirio de retrasar la investigación para encubrir los hechos.

“No habrá esperanza en mi corazón hasta que el régimen de Assad sea responsabilizado y erradicado del gobierno en Siria”, dijo Bilal Abou Salah, activista de medios en Duma que se marchó luego que las fuerzas oficiales asumieran el control de la ciudad. Dijo temer que personal ruso y del gobierno sirio hayan destruido posibles evidencias durante las dos semanas transcurridas desde el presunto ataque.

La OPAC aseveró en un comunicado que visitó “uno de los sitios” en la ciudad a fin de recoger muestras para analizarlas en laboratorios designados por la agencia y agregó que “podría considerar futuras medidas, entre ellas otra posible visita a Duma”.

Señaló que la misión elaborará un informe basado en los hallazgos, “así como en otra información y materiales reunidos por el equipo”.

La misión de la OPAC no está autorizada a señalar al responsable del ataque.

El martes, un equipo de seguridad de la ONU que se encontraba de gira por Duma fue atacado con armas pequeñas y explosivos, lo que llevó a la OPAQ a posponer su misión.

Los periodistas que visitaron Duma el día anterior, escoltados por elementos del gobierno, no tuvieron problemas de seguridad.

En una declaración emitida el sábado, la portavoz del ministerio ruso, Maria Zakharova, dijo que los retrasos en el equipo de la OPAQ eran "inaceptables".

Duma está a unos minutos de distancia de Damasco, donde la OPAC instaló su oficina.

Horas después del ataque circularon imágenes presuntamente obtenidas en Duma que mostraban cadáveres colapsados en habitaciones abarrotadas, algunos con espuma alrededor de la nariz y boca.

Miembros del grupo Defensa Civil evacuaron Duma después del ataque por temor a que ser perseguidos por agentes de los servicios de seguridad del gobierno. El gobierno afirma que esa organización es terrorista. El grupo, que solo actúa en zonas controladas por la oposición, mantiene una firme resistencia contra Assad.

Miles de personas _rebeldes y civiles_ se marcharon de Duma en autobuses rumbo al norte de Siria en los días posteriores al ataque al considerar que les sería imposible vivir bajo la autoridad del gobierno después de que recuperó la localidad. El control del norte de Siria se lo reparten la oposición, los turcos y Al Qaeda.

Estas operaciones son las últimas de una serie de traslados de población desde las inmediaciones de la capital siria que dejaron más de 60.000 desplazados mientras el gobierno consolida su control en la zona después de siete años de guerra civil.

Por otro lado, miles de rebeldes y sus familias comenzaron el sábado a evacuar tres localidades en la región oriental de Qalamoun, una zona rural cerca de Damasco, reportaron medios estatales sirios.

Varios autobuses salieron de Ruhaiba, Jayroud y al-Nasriya con miles de rebeldes y familiares que serán trasladados a territorios controlados por la oposición en el norte de Siria, dijo la televisora Al-Ikhbariya.

Unos 3.200 rebeldes y sus familias podrían abandonar la región el sábado, según la televisora, que añadió que la operación podría durar tres días.

Las fuerzas del gobierno del presidente Bashar Assad asumirán el control de los territorios cuando finalice la evacuación.

___

Los periodistas de The Associated Press Michael Corder en La Haya y James Heintz en Moscú contribuyeron a este despacho.