Población colombiana sin energía eléctrica por atentado ELN

Una población del sur de Colombia y sus alrededores permanecían el jueves sin energía eléctrica tras un atentado con explosivos contra una torre presuntamente cometido por miembros de la guerrilla...

Una población del sur de Colombia y sus alrededores permanecían el jueves sin energía eléctrica tras un atentado con explosivos contra una torre presuntamente cometido por miembros de la guerrilla Ejército de Liberación Nacional.

El ataque se produjo la noche del miércoles en una torre de alta tensión en una zona rural de Tumaco y hasta el momento ha dejado sin servicio a más de 270.000 habitantes.

El comandante de las fuerzas militares, general Alberto Mejía, dijo en diálogo con periodistas que el autor del atentado “fue el ELN. El sitio donde sucedió este atentado es donde opera el frente comuneros del sur del ELN, una denominada comisión de frontera”.

En menos de un mes Tumaco y sus alrededores, en el departamento de Nariño, han sido afectados por tres cortes de energía eléctrica que han dejado sin servicio a la población durante más de cinco días consecutivos. Algunos ataques fueron atribuidos a disidentes de las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lideradas por alias “Gaucho”.

Horas después, el comando del ejército colombiano señaló en un comunicado que “la zona fue asegurada por soldados quienes se encuentran garantizando la seguridad en el área con el fin de permitir el ingreso de los ingenieros y contratistas de la empresa Centrales Eléctricas de Nariño para restablecer el fluido eléctrico... Las tropas hicieron la respectiva verificación del área despejándola de otros posibles artefactos explosivos”.

A su vez, el gerente de la central eléctrica, Jorge Chingual, dijo a periodistas que “vamos a solucionar esta situación lo más pronto posible” pero advirtió que “la zona donde ocurrió el atentado es montañosa y nos dificulta un poco la llegada del material para reemplazar la torre afectada””.

Recientemente el gobernador de Nariño, Carlos Romero, dijo a The Associated Press que pese a que hay un plan de contingencia con varias plantas eléctricas no es suficiente para abastecer la región y que los cortes han causado pérdidas económicas.

El Defensor del Pueblo, Carlos Negret, condenó los atentados y en rueda de prensa señaló que Tumaco lo que necesita es más ayuda institucional y mejor infraestructura. “Porque una sociedad no se puede arrodillar a los grupos armados”.

Tumaco ha sido afectada no sólo por la violencia de la disidencia de las FARC y el ELN sino también por redes de narcotráfico como el Clan del Golfo.

Esta población tiene el segundo mayor puerto de Colombia sobre el océano Pacífico, es el municipio colombiano con más hectáreas de coca sembradas y del que salen toneladas de cocaína cada año con dirección a Centroamérica, México y Estados Unidos.

Según el último informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito en Tumaco hay 23.148 hectáreas sembradas con coca, lo que supone 16 % de los cultivos del país.