EEUU: Senado permite ingreso de bebés a la cámara

En el Senado de Estados Unidos a ningún senador le disgustan los bebés o al menos no lo suficiente para bloquear un histórico cambio de reglas que fue aprobado el miércoles, que permitirá que los...

En el Senado de Estados Unidos a ningún senador le disgustan los bebés o al menos no lo suficiente para bloquear un histórico cambio de reglas que fue aprobado el miércoles, que permitirá que los senadores trabajen en la cámara alta llevando a sus hijos recién nacidos consigo.

La aprobación del cambio ocurrió sin objeciones pese a muchos temores, algunos manifestados de manera privada, de los senadores de ambos partidos sobre la amenaza que los pequeños seres humanos representan al preciado decoro del Senado.

“No me voy a oponer a algo como eso, no en estos tiempos”, dijo el senador Pat Roberts, de Kansas, padre de tres hijos y abuelo de seis nietos. Posteriormente apuntó que una persona puede estar en la puerta de una sala situada junto a la cámara y emitir su voto. “Yo lo he hecho”, dijo. Permitir que los bebés entren al recinto del Senado, indicó, “no creo que sea necesario”.

El senador Orrin Hatch, padre de seis, abuelo de 14 y bisabuelo de 23, señaló que no tenía “problema” con un cambio de reglas de ese tipo. “Pero ¿qué si hay 10 bebés en el Senado?”, preguntó.

La inspiración del cambio es la pequeña Maile Pearl, quién nació el 9 de abril, es hija de la senadora Tammy Duckworth, de Illinois, la única senadora en la historia de Estados Unidos en dar a luz mientras ocupa el cargo. En un comunicado, Duckworth agradeció a sus colegas por “ayudar a llevar al Senado al siglo XXI al reconocer que a veces los padres también tienen responsabilidades en el trabajo”.

Esas y otras preocupaciones eran compartidas por republicanos y demócratas, de acuerdo con entrevistas realizadas el miércoles.

“Es un gran cambio”, dijo la senadora Amy Klobuchar, de Minnesota, en una entrevista telefónica, mientras los líderes de ambos partidos buscaban aprobar la regla sin ninguna objeción o discusión pública. La senadora señaló que pasó semanas tranquilizando en privado a sus colegas.

El trabajo a distancia no es una opción en el Senado, debido a que requiere que sus miembros emitan su voto en persona.