El candidato presidencial opositor Efraín Alegre aseguró el martes que si obtiene la primera magistratura de Paraguay revisará los contratos de cesión de electricidad a Argentina y Brasil.

Los acuerdos con ambos países fueron firmados en 1973 antes de la construcción de las hidroeléctricas Yacyretá, con Argentina, e Itaipú, con Brasil. El convenio vigente hasta 2023 establece que la electricidad que Paraguay no utiliza debe cederse a sus vecinos a cambio de una compensación.

Brasil envía a Paraguay unos 340 millones de dólares por año en energía mientras que Argentina paga un promedio de 120 millones de dólares anuales por la electricidad no usada por los paraguayos.

"Este modelo de crecimiento es empobrecedor porque no es equitativo", dijo Alegre, de la opositora Alianza Ganar, en conferencia de prensa.

Alegre afirmó que de llegar al gobierno la electricidad de Yacyretá e Itaipú "se quedará aquí. Hasta hoy nuestra energía desarrolla a nuestros vecinos. No me importa lo que digan argentinos y brasileños, me importa lo que digan los paraguayos".

Agregó que "Argentina y Brasil no necesitan mucha ayuda, ellos saben defenderse" luego difundir su propuesta de reducir la tarifa eléctrica a las industriales que generen empleo en Paraguay.

Alegre intentará derrotar en las urnas al candidato del oficialista Partido Colorado Mario Abdo Benítez, favorito según las encuestas de intención de voto.

Por su parte, la expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, jefa de la misión de observadores de la OEA, dijo que "el clima pre-electoral está tranquilo pero también tomaremos nota de las preocupaciones que nos expresen los representantes de los partidos políticos".

El cierre de campaña de los diferentes partidos será entre el miércoles y jueves.

Unos 4,2 millones de paraguayos están habilitados para elegir presidente, vicepresidente, 45 senadores, 80 diputados, 18 legisladores del Parlasur y 17 gobernadores departamentales para un periodo de gobierno de cinco años.