Numerosos manifestantes _muchos con fusiles y municiones_ protestaron el sábado frente a capitolios estatales en diversas partes de Estados Unidos contra las acciones a favor de leyes más estrictas que, según ellos, amenazan su derecho a poseer armas.

Desde Delaware a Wyoming, centenares de personas participaron en manifestaciones pacíficas para escuchar a oradores que advertían que cualquier restricción a poseer o utilizar armas como lo garantiza la Segunda Enmienda podría propiciar al final una prohibición definitiva.

“Si hay un edificio y se le quita un ladrillo de vez en cuando, después de cierto tiempo ya no habrá edificio”, dijo Westley Williams, quien portaba un fusil AR-15 durante una protesta de unas 100 personas que desafiaron el mal clima frente al edificio de la corte suprema estatal en Cheyenne, Wyoming.

Dave Gulya, uno de los organizadores en Augusta, Maine, afirmó que 800 personas se presentaron para insistir en que “respetamos la ley”.

Las movilizaciones del sábado frente a decenas de capitolios estatales tuvieron lugar menos de tres semanas después de que cientos de miles marcharon en Washington, Nueva York y otras partes para exigir leyes de armas más estrictas tras la matanza de 17 personas en febrero en una secundaria en Parkland, Florida. Los organizadores habían exigido que se prohibiera la venta de armas de asalto y cargadores de alta capacidad, así como la implementación de una verificación universal de antecedentes a quienes pretendan poseer armas.

Durante la concentración del sábado a favor de la Segunda Enmienda en Atlanta, más de una cuarta parte de los 180 participantes llevaron sus armas, banderas y letreros que decían “No me pisoteen” mientras escuchaban a oradores que defendían el derecho a poseerlas.

___

Los periodistas de The Associated Press, Patrick Whittle en Portland, Maine; Michael Conroy en Indianápolis; Mead Gruver en Cheyenne, Wyoming; yTammy Webber en Chicago, contribuyeron a este despacho.