El gobernador de California, Jerry Brown, inició formalmente el jueves su campaña de reelección en una contienda que se prevé será dominada por el tres veces aspirante a la candidatura presidencial demócrata.

Estoy preparado y entusiasmado para enfrentar esos desafíos El esperado anuncio fue discreto —en un comunicado publicado en su sitio de internet-, congruente con la reputación de Brown como un político austero. El demócrata de 75 años dijo que había presentado los documentos requeridos para postularse al cargo y que estaba listo para enfrentarse a una serie de asuntos apremiantes, desde una sequía de posibles resultados devastadores hasta un sistema de pensiones plagado de deudas.

"En este momento de mi vida, puedo decir sin lugar a dudas que estoy preparado y entusiasmado para enfrentar esos desafíos", destacó Brown, que ya es el gobernador que más tiempo ha ocupado ese cargo en la historia de California.

Brown ha recaudado una gran cantidad de dinero durante meses y actualmente tiene 17 millones de dólares para la contienda, mucho más que cualquier otro de sus desconocidos rivales republicanos. Además, ingresa a la contienda con importantes ventajas: su partido tiene 2,6 millones de votantes más que los republicanos, y los demócratas controlan todas las oficinas estatales y ambas cámaras en la Legislatura.

Dos rivales de Brown también desean el puesto

Después de ganar el respaldo de los votantes para aumentar los impuestos, a Brown se le ha atribuido resolver los problemas presupuestarios del estado, al menos por ahora.

Los californianos no pueden afrontar otros cuatro años del fallido liderazgo del gobernador Brown Pero a California le afligen una serie de problemas: sus autopistas en mal estado, embotellamientos, muchas escuelas con un alarmante nivel de deserción escolar, una decreciente clase media y la inmigración ilegal. El importante proyecto de Brown, un tren de alta velocidad valorado en 68.000 millones de dólares, ha perdido popularidad y tiene un futuro incierto.

"Los californianos no pueden afrontar otros cuatro años del fallido liderazgo del gobernador Brown", afirmó el republicano Neel Kashkari, exmiembro del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, uno de los rivales republicanos de Brown, en un comunicado.

El representante estatal republicano Tim Donnelly también desea el cargo de Brown.

Brown es hijo de un exgobernador. Inició su carrera política en la década de 1960 y fue elegido como gobernador desde 1975 hasta 1983. Se postuló a la candidatura presidencial demócrata en 1976, 1980 y en 1992. Ganó su tercer mandato como gobernador en 2010.