Las acciones de los bancos retrocedieron el viernes aun cuando varios informaron de ganancias mayores a las esperadas por los analistas, y las fuertes caídas eclipsaron los avances en otros sectores y arrastraron al índice S&P 500.

JPMorgan Chase y otros titanes del mercado financiero marcaron el inicio no oficial de la temporada de reportes de ganancias, que habían suscitado grandes expectativas. Wall Street prevé el crecimiento más fuerte en siete años para las compañías del S&P 500, y la expectativa es que los informes de ganancias de las próximas semanas sean lo bastante buenos para estabilizar el mercado después de un par de meses difíciles.

Pero las altas expectativas podrían ser más una carga que causa de optimismo. JPMorgan Chase informó haber tenido las ganancias más grandes de su historia. Sin embargo, los inversionistas ya habían anticipado las buenas noticias, como operaciones más saludables, y tomaron nota de otros aspectos, como un aumento en los recargos a las tarjetas de crédito. Las acciones de JPMorgan Chase bajaron 2,7% a 110,30 dólares, lo que borró la mayor parte de sus grandes ganancias de los días previos.

El S&P 500 bajó 7,69 puntos, 0,3%, a 2.656,30. La pérdida redujo la ganancia del índice a 2% en la semana.

El promedio industrial Dow Jones descendió 122,91 unidades, 0,5%, a 24.360,14, y el compuesto Nasdaq perdió 33,60 enteros, 0,5%, a 7.106,65.

Como grupo las acciones financieras en el S&P 500 declinaron 1,6%, más del doble que la pérdida de cualquiera de los otros 10 sectores del índice.

Después de semanas de temor a una posible guerra comercial, muchos analistas en Wall Street esperaban informes de ganancias sólidas que desviaran la atención de los inversionistas. A largo plazo, los precios de las acciones tienden a seguir la tónica de las ganancias corporativas.

Las expectativas de aumento de las ganancias este año quizá han subido tanto, en particular después de la reciente reforma de Washington al código fiscal, que podrían preparar el escenario para futuros chascos, dijo Matthew Watson, administrador de cartera con James Investment Research.

“En el corto plazo, parece que las compañías están rebasando las expectativas en general”, afirmó. “Nuestra preocupación vendrá en los próximos 12 meses”.

El petróleo de referencia estadounidense subió 32 centavos a 67,39 dólares, su nivel más alto desde 2014. El crudo Brent, de referencia internacional, ganó 56 centavos a 72,58 dólares.

El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años bajó de 2,84% a 2,82%.