Puente G. Washington
Imagen del Puente G. Washington, en Nueva York. WIKIPEDIA

Los documentos más recientes divulgados por una comisión legislativa de Nueva Jersey que investiga el escándalo sobre un posible desquite político que envuelve al gobernador Chris Christie muestran a dos personas en el centro del caso mientras bromeaban sobre la idea de crear embotellamientos como una manera de vengarse de sus enemigos.

No podemos provocar embotellamientos frente a su casa, ¿verdad? Los documentos no ofrecen nueva evidencia sobre el nivel de participación que Christie o sus principales colaboradores podrían haber tenido, aunque sí refuerzan la idea de que algunas de las personas involucradas se mostraban despreocupadas sobre lo que estaban haciendo.

"Parece como si realmente se hubieran sentido cómodos hablando de cómo utilizar su autoridad para tomar represalias contra la gente, lo cual es perturbador", comentó el asambleísta demócrata John Wisniewski, que copreside la comisión legislativa que investiga el caso.

Tres semanas antes de los embotellamientos masivos cerca del puente George Washington, los dos funcionarios relacionados a Christie intercambiaron mensajes sobre un rabino. Desde 2010, el rabino ha sido el capellán de la agencia que administra el puente, la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey.

Bridget Kelly, en ese entonces una de las colaboradoras de Christie, al parecer bromeaba cuando envió un mensaje el 19 de agosto en que decía: "No podemos provocar embotellamientos frente a su casa, ¿verdad?"

David Wildstein, que era el segundo colaborador en importancia de Christie en la Autoridad Portuaria, respondió: "Todos los vuelos a Tel Aviv han sido demorados misteriosamente". Al parecer bromeaba, aunque la Autoridad Portuaria también administra los principales aeropuertos en el área de Nueva York.

"Perfecto", respondió Kelly.

Investigan venganza política

El diálogo tuvo lugar seis días después que Kelly le envió un mensaje a Wildstein: "Llegó la hora de que haya algunos problemas de tránsito en Fort Lee".

El gobernador ha sostenido que no estuvo involucrado en el cierre del puente ni en el encubrimiento Los textos parciales de los mensajes electrónicos fueron divulgados el jueves por la comisión legislativa que investiga si hubo venganza política en el gobierno de Christie. El gobernador ha sostenido que no estuvo involucrado en el cierre del puente ni en el encubrimiento y que no sabía nada del ardid antes de que sucediera.

Christie despidió a Kelly el mes pasado después de que se dio a conocer el primer conjunto de documentos suministrado por Wildstein a la comisión. Para entonces Wildstein ya había renunciado a su cargo en la Autoridad Portuaria.

El rabino al que se referían en un intercambio de mensajes no fue mencionado por su nombre, aunque Wildstein comenzó la conversación enviándole a Kelly una foto de un hombre que parece ser Mendy Carlebach posando con el presidente de la Cámara de Representantes federal, John Boehner.

Carlebach dijo el jueves a los periódicos The Record y The New York Times que nunca había cruzado palabra con Wildstein y que sólo había intercambiado saludos con Kelly. Carlebach, que es miembro del Consejo de Asesoría Interreligioso de Seguridad Nacional del estado y fue capellán en la convención nacional republicana de 2004 y 2008, afirmó que no sabía por qué los dos estarían disgustados con él.