Pena de muerte
La cámara de ejecución de la Prisión Estatal de San Quentin, California, Estados Unidos. California Department of Corrections and Rehabilitation / Wikipedia

Varios reclusos condenados a la pena de muerte en Oklahoma presentaron una demanda esta semana en la que solicitaban información acerca de las drogas que se utilizarán para su ejecución.

Los condenados han realizado esta petición en un momento en el que tiene lugar un debate en el país sobre las drogas empleadas para la aplicación de la pena de muerte, publica el diario Los Angeles Times.

Dennis McGuire tardó 26 minutos en morir y lo hizo entre jadeos Oklahoma, Ohio, Missouri y otros estados que aplican la pena de muerte ha visto cómo los principales fabricantes —muchos de ellos, radicados en Europa, en donde la oposición a la pena de muerte es manifiesta— han dejado de vender estas drogas.

La cuestión suscitó especial controversia hace un mes, cuando los familiares de un preso en Ohio denunciaron la dolorosa muerte de éste, tras tardar 26 minutos en morir y hacerlo entre jadeos.

En la ejecución, se usó un proceso de inyección letal ensayado por primera vez en Estados Unidos. Los hijos adultos de Dennis McGuire dijeron que fue una tortura, y el hijo del reo, también llamado Dennis, expresó: "Nadie merece pasar por eso".

Posteriormente, los familiares denunciaron al Estado y a los fabricantes de estas drogas.