Alrededor de 34 entidades de Estados Unidos considerarán en el transcurso de este año debatir iniciativas para crear leyes sobre el uso médico de la marihuana, para imponer sólo una multa por poseerla o regularla como las bebidas alcohólicas.

Según el organismo Marijuana Policy Reform, dedicado a promover reformas en torno al uso de la marihuana, pese a que algunas sesiones legislativas aún no comienzan, en 34 estados y en Washington DC ya se han ingresado iniciativas programadas para discutirse este 2014.

Asimismo, otras legislaturas estatales podrían considerar introducir para su debate iniciativas para reformar el uso y posesión de la marihuana.

“Con encuestas mostrando que una mayoría de estadounidenses apoya hacer legal el uso de la marihuana, y con 86 por ciento de apoyo por permitir la marihuana médica, los legisladores estatales se dan cuenta que el público apoya cada vez más reformas en las políticas”, asentó el organismo.

En 17 estados y en la capital Washington se considerará este 2014 regular la marihuana de una manera similar en que se controla el alcohol, siguiendo los ejemplos de los estados de Colorado y Washington, las primeras entidades en implementar estas reformas.

Mientras 14 estados contemplarán aprobar nuevas leyes para el uso médico de la marihuana, con lo que se unirían a los 20 estados en donde este clase de empleo de la hierba ya está regulado.

Asimismo, los electores de Alaska y Oregon votarán reformas a las leyes que tienen como objeto legalizar el uso de la mariguana. De acuerdo con una encuesta difundida en mayo de 2013 por la cadena de televisión Fox, 86 por ciento de los estadunidenses está a favor de permitir el uso médico de la mariguana.

Además entre 51 y 52 por ciento de los estadounidenses se pronuncia por legalizar el uso de la hierba, de acuerdo con encuestas del centro Pew, del diario The New York Times y de la cadena CNN.

Según una nota publicada este jueves por The New York Times, la ola de iniciativas programadas para 2014 significa que en Estados Unidos este será “un año parteaguas en la batalla sobre si la mariguana debe hacerse tan disponible como el alcohol”.