Un juez federal ha declarado inconstitucional la prohibición en Texas del matrimonio entre dos personas del mismo sexo. Sin embargo, el fallo todavía no permitirá a los homosexuales casarse en el conservador estado.

Las leyes de Texas niegan a los demandantes el acceso al matrimonio y a sus numerosos derechosEl juez permitió que la aplicación de la ley quede a cargo de las autoridades estatales, y cuya validez actualmente se discute en un tribunal de apelaciones, en un caso que puede terminar decidiéndose en la Corte Suprema.

El juez Orlando García emitió esta providencia, de carácter preliminar, el miércoles después que dos parejas homosexuales objetaran una reforma a la Constitución estatal y una ley de vieja data. Este fallo es el último de una enmarañada sucesión de demandas interpuestas en todo el país, que se espera que lleguen a manos de la Corte Suprema el próximo año.

"Sin una relación racional ligada a un propósito gubernamental legítimo, la desigualdad impuesta por el estado no puede hallar refugio en nuestra Constitución de Estados Unidos", escribió el juez. "Estas leyes de Texas niegan a los demandantes el acceso a la institución del matrimonio y a sus numerosos derechos, privilegios y responsabilidades teniendo como única motivación el deseo de los demandantes de casarse con una persona del mismo sexo".

Caso en la Corte Suprema

García dijo que las parejas homosexuales tienen probabilidades de ganar su caso en la Corte Suprema y que la prohibición deba ser levantadas pero dijo que no haría cumplir su sentencia de manera inmediata a la espera del fallo de un caso que está en trámite Circuito 10 de Apelaciones, que ya está atendiendo dos otros casos similares. El juez también le dio tiempo para que otra apelación se decida en el Circuito 5 de Apelaciones de Nueva Orleans.

El juez decidió no aplicar la sentencia de forma inmediata, a la espera de otras dos resoluciones

Es la decisión más reciente en una serie de victorias para los activistas de los derechos homosexuales después de sentencias similares en Utah, Oklahoma y Virginia. La Corte Suprema de Estados Unidos dejó en suspenso el fallo de Utah hasta que el Circuito 10 de apelaciones falle la apelación, lo que motivó a García a suspender los efectos de su fallo y respetar así la decisión del máximo tribunal del país.

Mark Phariss y Victor Holmes interpusieron su demanda por violación de sus derechos civiles ante la justicia federal aduciendo que la prohibición de Texas les negaba, sin sustento constitucional, el derecho al matrimonio debido a su orientación sexual. Cleopatra De Leon y Nicole Dimetman presentaron su demanda diciendo que las autoridades tejanas violaban sus derechos por no reconocer su matrimonio en un estado donde el matrimonio homosexual es legal.

Los abogados del estado argumentaron que los votantes de Texas impusieron la prohibición a través de un plebiscito y que las autoridades tejanas tenían el derecho a defender el matrimonio tradicional.

Segunda demanda en Texas

Otra pareja gay interpuso una demanda separada ante un tribunal federal en Austin. En este caso, dos hombres sostienen que la prohibición los discrimina por su orientación sexual. El caso se ventilará más adelante este año.

Este fallo es el emblema de la guerra cultural que está sucediendo en EUTodd Staples, candidato a vicegobernador y autor de la reforma constitucional que prohíbe el matrimonio gay, denunció la decisión del tribunal.

"Estoy desilusionado porque el activismo judicial una vez más está tratando de imponerse sobre la voluntad popular. Este fallo es el emblema de la guerra cultural que está sucediendo en Estados Unidos", dijo.

Defenderá Texas prohibición de matrimonios entre homosexuales

El procurador general de Texas, Greg Abbott, anunció que apelará la decisión de un juez federal que declaró anticonstitucional la prohibición al matrimonio entre personas del mismo sexo en la entidad.

Su decisión no tiene efecto práctico inmediato En una declaración escrita, Abbott apuntó que el tema deberá ser resuelto por una corte superior y explicó que Texas comenzará ese proceso apelando la decisión ante la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito, con sede en Nueva Orleans.

El juez Orlando García, de la Corte Federal para el Distrito Oeste de Texas, en San Antonio, dictaminó como anticonstitucional la prohibición de Texas al matrimonio homosexual con el argumento de que carece de “relación racional con un propósito legítimo de gobierno”.

El juez decidió también emitir una suspensión, para que su dictamen no comience aún a ser aplicado en tanto no se decida en una apelación, lo que significa que las parejas homosexuales no podrán aún casarse en Texas.

Abbott señaló que debido a la suspensión decretada por el juez a su propio dictamen, “su decisión no tiene efecto práctico inmediato”.