Una de las "dreamers" más prominentes del país planteó el viernes una propuesta migratoria integral que regularice el estatus de inmigrantes que llegaron de manera ilegal al país cuando eran menores, independientemente de sus antecedentes penales, casos previos de deportación y su edad.

El planteamiento incluye la posibilidad de nacionalización dentro de un tiempo "razonable" El planteamiento de Neidi Domínguez incluye la posibilidad de nacionalización dentro de un tiempo "razonable" y contempla que los "dreamers" puedan iniciar el proceso de legalización de sus padres a corto plazo.

El término "dreamer" se refiere al Dream Act, un proyecto de ley que contempla beneficiar a ciertas personas que fueron traídas a Estados Unidos cuando eran menores y cumplen ciertos requisitos de edad, educación o servicio militar.

"Imaginemos una campaña en apoyo a esta propuesta, que no nos exija disculparnos porque nuestros padres nos trajeron a este país, porque se preocuparon por nuestro bienestar; una campaña en que los jóvenes indocumentados toman el liderazgo de su derecho a ser ciudadanos, que no depende de su educación, desarrollo profesional o servicio militar", dijo la activista en un amplio artículo publicado en el portal de Internet de la revista liberal www.truth-out.org

Critica propuesta de Obama

Domínguez, de 26 años, es asesora de la California Immigrant Youth Justice Alliance, con sede en Los Angeles, una de las coaliciones de "dreamers" más prominentes del país. También es coordinadora de estrategia de CLEAN, una campaña para sindicalizar empleados de lavaderos de autos de Los Angeles.

La propuesta pretende dividir a la comunidad inmigrante La propuesta sería más inclusiva que la propuesta de ley Dream Act y más amplia que el alivio migratorio ofrecido a estas personas por el presidente Barack Obama, plan que Domínguez criticó al decir que pretende dividir a la comunidad inmigrante entre "inocentes y criminales o merecedores y desmerecedores".

"(El) DACA (el plan de Obama) no es perfecto. Es limitado y temporal. También ha ayudado a que el gobierno de Obama legitime aún más su maquinaria de deportaciones", añadió.

La activista también abogó por luchar "del modo que sea necesario" contra las deportaciones y pidió a las organizaciones del movimiento por la reforma de las leyes de inmigración diversificar las estrategias en favor de la legalización de los 11 millones de personas que viven en el país de manera ilegal.

"La idea de que un movimiento de derechos de inmigrantes sólo podemos hacer una estrategia a la vez... es miope e inaceptable", puntualizó.