Senado de EE UU
La sede del Senado de los EE UU, en el edificio del Capitolio, en Washington, D.C. Kevin McCoy

Un senador estatal de California fue acusado el viernes de aceptar 100.000 dólares en sobornos, viajes lujosos y trabajos ficticios para sus hijos a cambio de respaldar legislación para beneficiar a un hospital enfrascado en fraude de facturación y participar en un ardid fiscal en la industria de cine que en realidad era una trampa preparada por el FBI.

Vamos a dar todos los pasos necesarios para responsabilizarles plenamente por sus acciones El auto federal de instrucción de 24 cargos contra el senador demócrata Ron Calderón, miembro de una prominente familia política de los suburbios de clase obrera de Los Angeles, describe a un legislador corrupto deseoso de usar su poder en el Capitolio del estado para enriquecerse y enriquecer a su familia. Su hermano Tom, un exlegislador estatal y cabildero, fue acusado de lavado de dinero por canalizar los sobornos a través de un grupo exento de impuestos bajo su control.

"Cuando funcionarios públicos deciden traicionar insensiblemente la confianza de aquellos a quienes sirven y abusar egoístamente de los privilegios de un cargo público, entonces nosotros vamos a dar todos los pasos necesarios para responsabilizarles plenamente por sus acciones", dijo el fiscal federal Andre Birotte.

Rechaza acusaciones

Los cargos se anunciaron luego de una larga pesquisa de corrupción que mancilló al partido mayoritario en el estado — los demócratas ocupan todos los cargos estatales y controlan las dos cámaras de la Legislatura_. Los cargos amenazan también a los patriarcas de una familia que ascendió a la prominencia política de las comunidades hispanas de clase obrera al sudeste de Los Angeles.

El abogado de Tom Calderón dijo que su cliente se va a declarar inocente y disputar los cargos "Como ellos saben cómo manejar elecciones y saben cómo hablar a un grupo recién incorporado —esto es, los latinos— saben cómo lograr qué personas sean electas", dijo el politólogo Fernando Guerra, director del Centro de Estudios de Los Angeles en la Universidad Loyola Marymount. Cualquier candidato en su territorio "necesitaba su apoyo".

Ron Calderón ha refutado las acusaciones. Su abogado, Mark Geragos, no respondió a reiterados mensajes telefónicos, pero planeaba emitir una declaración más tarde.

El abogado de Tom Calderón, Shepard Kopp, dijo que su cliente se va a declarar inocente y disputar los cargos.

El auto de instrucción detalla una cultura de pagos por favores en la que Ron Calderón usó su influencia en la Legislatura para conseguir dinero y otros beneficios financieros de aquellos que deseaban su ayuda.

Entre los sobornos, dice la fiscalía, estuvieron viajes a Las Vegas, vuelos en aviones privados y empleos virtualmente ficticios para el hijo y la hija de Ron Calderón.