Negocio de Trump no recupera el control de hotel en Panamá

El negocio hotelero de la familia del presidente Donald Trump perdió un intento por recuperar el control del hotel de lujo en Panamá que se deshizo de su marca, según un nuevo fallo el martes de...

El negocio hotelero de la familia del presidente Donald Trump perdió un intento por recuperar el control del hotel de lujo en Panamá que se deshizo de su marca, según un nuevo fallo el martes de arbitraje de emergencia.

El árbitro determinó que la compañía de Trump no debería haber sido expulsada mientras se desarrollaba una disputa de arbitraje más amplia entre los condóminos del hotel y Trump. Pero como la empresa del mandatario fue superada estratégicamente en Panamá y el hotel está en manos de los condóminos, el árbitro rechazó el regreso del equipo de Trump y les prohibió a ambas partes comenzar una nueva disputa legal sobre la cuestión.

“Los hechos expuestos en el terreno ahora están en contra de deshacer los pasos que se han tomado”, escribió el árbitro Joel Richler. Agregó que su decisión podría haber sido diferente si Trump hubiera solicitado una decisión arbitral de emergencia antes de que los condóminos del hotel pidieran ayuda a los tribunales panameños y tuvieran éxito.

Alan Garten, el asesor jurídico de la Organización Trump, rechazó comentar sobre el fallo. Sin embargo, en declaraciones anteriores a The Associated Press, ha dicho que la compañía espera que el proceso de arbitraje encuentre a la larga que el despido y la expulsión del personal de la marca Trump del hotel sin una aprobación por parte de un árbitro violaron el contrato.

El fallo del martes frustra las esperanzas de la Organización Trump de revertir prontamente su desalojo de la propiedad, un rascacielos de 70 pisos ubicado en el malecón de la ciudad de Panamá que ahora lleva el nombre de The Bahía Grand Panamá.

Los condóminos del inmueble, que estaba manejado bajo un acuerdo de administración con la marca Trump, trataron de expulsar a la compañía del mandatario en octubre, bajo el argumento de que la imagen de la marca se había deteriorado y que los administradores del hotel habían hecho una mala gestión. Pero la Organización Trump impugnó la rescisión como ilegítima y se rehusó a entregar la propiedad.