Crece presión sobre Moscú por envenenamiento de ex agente

La presión sobre Moscú por el envenenamiento de un ex agente ruso en Gran Bretaña aumentó el miércoles, debido a que más diplomáticos rusos fueron expulsados o los enviados extranjeros fueron...

La presión sobre Moscú por el envenenamiento de un ex agente ruso en Gran Bretaña aumentó el miércoles, debido a que más diplomáticos rusos fueron expulsados o los enviados extranjeros fueron retirados.

Rusia dice que responderá a las medidas contra sus diplomáticos, pero un alto funcionario dijo que no hay prisa para tomar represalias. Rusia también rechaza la acusación de Gran Bretaña, de que estuvo detrás del ataque contra Sergei Skripal y su hija en la ciudad de Salisbury el 4 de marzo. Ambos siguen en condición crítica.

Skripal estuvo encarcelado en Rusia antes de ser enviado a Gran Bretaña en el 2010 en un canje de espías.

Más de 20 países han anunciado la expulsión de más de 150 diplomáticos rusos, incluyendo 60 de Estados Unidos. Gran Bretaña expulsó a 23 y Rusia contestó echando la misma cantidad de diplomáticos, pero no ha respondido a las otras medidas.

El miércoles, Montenegro anunció que expulsaría a un diplomático ruso. Eslovaquia y Malta dijeron que retirarían a sus embajadores de Rusia.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia Sergei Ryabkov dijo que Moscú "no tiene prisa" para tomar represalias. Agregó a la agencia estatal RIA Novosti que Rusia está considerando sus respuestas "muy bien y con mucho cuidado".

La agencia noticiosa Interfax reportó que Ryabkov dijo que las expulsiones fueron dirigidas por Londres y Washington.

"Todas las opciones están sobre la mesa", dijo sobre la respuesta rusa.

El portavoz del presidente Vladimir Putin, Dmitry Peskov, dijo a reporteros que Rusia respondería pronto y que la respuesta "vendrá en el momento oportuno y servirá los intereses de Rusia".

El presidente Donald Trump habló con la primera ministra Theresa May sobre el esfuerzo coordinado de los aliados occidentales para expulsar espías rusos. La Casa Blanca dijo que los líderes acordaron que desarticular la red de espionaje ruso es una prioridad para restringir las actividades clandestinas de Rusia y evitar futuros ataques con armas químicas en cualquiera de sus territorios".