Economía de EEUU crece 2,9% en último trimestre de 2017

La economía estadounidense creció 2,9% en el último trimestre del año pasado, coronando tres trimestres seguidos de crecimiento sano, su mejor desempeño en más de una década. El gobierno espera que...

La economía estadounidense creció 2,9% en el último trimestre del año pasado, coronando tres trimestres seguidos de crecimiento sano, su mejor desempeño en más de una década. El gobierno espera que la economía continúe creciendo este año con ayuda de importantes recortes impositivos y un aumento del gasto fiscal.

El producto interno bruto, la producción total de bienes y servicios, creció a una tasa más alta que el cálculo previo de 2,5%, informó el miércoles el Departamento de Comercio. El PIB creció 3,1% en el segundo trimestre y 3,2% en el segundo.

La nueva cifra reflejó en parte un aumento del gasto de consumo, el mayor en los últimos tres años. Fue la tercera y última revisión al PIB trimestral.

El PIB creció 2,3% en el año, comparado con 1,5% en 2016, el año de menor crecimiento desde el fin de la recesión en 2009.

También se trata del mejor periodo de nueve meses de crecimiento en 12 años, desde que la economía se expandió a tasas de 3,7%, 3,5% y 4,3% del tercer trimestre de 2004 al primer trimestre de 2005.

El dato también fue mejor de lo que esperaban los analistas.

“Las ruedas de la economía están girando más rápidamente de lo que pensamos en el cuarto trimestre”, dijo Chris Rupkey, jefe de economistas financieros en MUFG Union Bank en Nueva York. “No hay nada en el reporte de hoy que impida a la economía superar su década de expansión en la década de 1990 con Clinton”.

La actual expansión ya es la tercera más prolongada de la que se tiene registro y se volverá la segunda más larga superando la expansión de la década de 1960 el mes entrante. Si dura hasta 2019, se volverá la primera del récord, superando la expansión de 10 años de marzo de 1991 a marzo de 2001.

El presidente Donald Trump suele destacar que el crecimiento del año pasado es la prueba de que su política económica de recortes impositivos, desregulación y aplicación de las normas en los acuerdos comerciales tiene un impacto positivo.

Durante la campaña electoral, Trump prometió duplicar el crecimiento, que ha mostrado un deslucido 2,2% anual desde el fin de la recesión. La expansión actual está en su noveno año, la tercera más larga desde la década de 1850, pero a la vez es la más lenta del período de posguerra.

Mientras Trump habla de lograr un crecimiento del PIB de 4% o más, su presupuesto se basa en la expectativa de que la economía crecerá a una tasa anual promedio de 3% a lo largo de la próxima década. Economistas del sector privado lo consideran excesivamente optimista y creen que el retiro de la generación de posguerra y la ralentización de la productividad limitarán el crecimiento.