Puerto Rico: Suspenden embargo a cuentas de Iglesia católica

Un tribunal de apelaciones suspendió temporalmente el martes el fallo de un juez que ordenó a las autoridades embargar las cuentas de la Iglesia católica de Puerto Rico para garantizar el pago de 4,7...

Un tribunal de apelaciones suspendió temporalmente el martes el fallo de un juez que ordenó a las autoridades embargar las cuentas de la Iglesia católica de Puerto Rico para garantizar el pago de 4,7 millones de dólares en pensiones de los maestros.

El fallo fue celebrado por la Arquidiócesis de San Juan, la cual anunció hace dos años que las pensiones de cientos de profesores y de académicos retirados serían eliminadas debido a que los pagos excedían las contribuciones. Desde entonces ha estado disputando una demanda interpuesta por docenas de maestros que buscan recibir su pensión.

Los abogados que representan a los maestros no pudieron ser contactados por el momento para pedir sus comentarios.

Horas antes, un juez ordenó a las autoridades embargar cualquier propiedad o las cuentas de la Iglesia católica, incluidos bonos, automóviles y obras de arte.

La Corte Suprema de Puerto Rico ha encontrado que los demandantes están sufriendo un daño irreparable como resultado de la suspensión de los pagos de las pensiones, escribió el juez Anthony Cuevas en el fallo. Dijo que la orden se puede aplicar a cualquier hora del día o de la noche en cualquier lugar de Puerto Rico y se pueden romper las cerraduras para obtener cualquier propiedad de la Iglesia.

El arzobispo Roberto González ha dicho que la junta de fiduciarios creó el sistema de pensiones en 1979 como una “obra de caridad” y que no se les pidió a los profesores que hicieran contribuciones. El sistema se basaba en 80 escuelas que funcionaban en ese momento, y casi la mitad de ellas han cerrado desde entonces, indicó.

Puerto Rico está sumido en una recesión desde hace 11 años que ha provocado el éxodo de millones de personas a otras zonas de Estados Unidos en la última década y el cierre de cientos de escuelas, tanto privadas como públicas.

La crisis económica ha puesto los reflectores sobre el sistema público de pensiones del gobierno, que ha acumulado cerca de 50.000 millones de dólares en pasivos. Una junta federal de control que supervisa las finanzas de la isla propuso un recorte del 10% a dicho sistema, pero el gobierno se ha negado hasta ahora.