EEUU: Juez retirado pide abolir ley que permite portar armas

La enmienda constitucional que permite que las personas estén armadas en Estados Unidos debería de ser derogada para que se pueda imponer un mayor control legislativo sobre las armas, opinó el juez...

La enmienda constitucional que permite que las personas estén armadas en Estados Unidos debería de ser derogada para que se pueda imponer un mayor control legislativo sobre las armas, opinó el juez retirado de la Corte Suprema John Paul Stevens.

Stevens, de 97 años de edad, dijo el martes en un artículo en The New York Times que eliminar esa cláusula, conocida como la Segunda Enmienda, mermaría el poder de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) para "impedir medidas constructivas sobre el control de armas".

El juez estuvo en desacuerdo con un fallo del máximo tribunal emitido en el 2008 que determinó que la Segunda Enmienda le da a la gente el derecho a poseer un arma para defensa propia. Antes, él había propuesto modificar la enmienda para que permitiera ciertas restricciones.

Stevens afirma que esa decisión del máximo tribunal, Distrito de Columbia Vs. Heller, "le ha dado a la NRA una gran herramienta de propaganda de inmenso poder".

El magistrado se retiró de la corte en el 2010, tras más de 35 años de servicio.

En su ensayo, Stevens habla sobre los eventos de la "Marcha por Nuestras Vidas", que el sábado atrajeron multitudes en ciudades del todo el país. Stevens dijo que las manifestaciones "revelan el amplio apoyo público para medidas que reduzcan los riesgos de masacres de niños escolares y otras personas en nuestra sociedad".

Agregó que el apoyo "es una señal clara para que los legisladores aprueben iniciativas que prohíban que los civiles compren armas semiautomáticas, aumenten la edad mínima de los compradores de armas, de 18 a 21 años, y establezcan revisiones de antecedentes más integrales a todos los compradores de armas.

Pero Stevens pidió a todos los manifestantes que "buscaran una reforma más efectiva y duradera".

"Deberían de exigir la abolir de la Segunda Enmienda", puntualizó.

Revocar la enmienda sería extremadamente difícil. Enmendar la Constitución solo puede ser propuesta por dos tercios de votos en ambas cámaras del Congreso o por una constituyente pedida por dos tercios de las legislaturas estatales. La enmienda luego tiene que ser aprobada por tres cuartos de los estados.

En respuesta a la opinión de Stevens, la portavoz de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders dijo que el presidente Donald Trump y el gobierno "siguen apoyando completamente la Segunda Enmienda".

La NRA dijo en un comunicado que “seguirá peleando para proteger el derecho fundamental” que concede la Constitución a tener armas.