Policía interroga a Netanyahu por segunda vez en caso Bezeq

La policía de Israel interrogó el lunes al primer ministro del país, Benjamin Netanyahu, dentro de una investigación por corrupción que salpica al gigante de las telecomunicaciones israelí, uno de...

La policía de Israel interrogó el lunes al primer ministro del país, Benjamin Netanyahu, dentro de una investigación por corrupción que salpica al gigante de las telecomunicaciones israelí, uno de los varios escándalos que afectan al veterano mandatario.

Dos confidentes de Netanyahu fueron detenidos bajo la sospecha de que promovieron legislación que reportó cientos de millones de dólares a la empresa de telecomunicaciones Bezeq. A cambio, el sitio en internet de noticias del grupo, Walla, habría proporcionado una cobertura positiva a Netanyahu y a su familia.

Esta es la segunda vez que Netanyahu, que dirigió el departamento de comunicaciones hasta el año pasado, es cuestionado por el asunto conocido como Case 4000. La policía declinó comentar directamente la situación, pero explicó en un comunicado que había diferentes interrogatorios en marcha relacionados con el caso.

La policía fue vista llegando a la residencia de Netanyahu el lunes por la mañana. La esposa del mandatario, Sara, y su hijo Yair fueron cuestionados en otro lugar, reportó la televisora israelí Channel 2.

Las autoridades interrogaron a Netanyahu por las acusaciones realizadas por Nir Hefetz, quien durante años fungió como portavoz de la familia y que es uno de los confidentes que fue detenido y puesto en libertad más tarde, informó el diario israelí Yediot Aharonot. Hefetz se habría convertido en testigo del estado a cambio de una supuesta inmunidad total. El periódico Haaretz dijo que entregará grabaciones del primer ministro y su esposa como parte del acuerdo. El segundo confidente, Shlomo Filber, también se ha convertido en testigo.

La policía recomendó imputar a Netanyahu por corrupción, fraude y abuso de poder en otros dos casos separados.

Netanyahu es sospechoso de aceptar lujosos regalos de amigos multimillonarios y de favorecer a un editor de un periódico con legislación que debilitaría a su principal rival a cambio de una cobertura favorable. Ari Harow, que fue asesor durante muchos años, también ejercerá de testigo en uno de los casos.

La fiscalía israelí está estudiando las recomendaciones de la policía, un proceso que podría demorarse meses, antes de decidir si acusa formalmente a Netanyahu.

El primer ministro ha negado repetidamente las acusaciones en su contra, calificándolas de cacería de brujas orquestada por medios de comunicación hostiles.

Los escándalos de corrupción llegan poco después de que la coalición que gobierna Israel evitó una crisis que podría haber derivado en elecciones anticipadas. La oposición acusó a Netanyahu de fabricar los problemas para forzar nuevos comicios. Un adelanto electoral habría derivado la atención de sus problemas legales, y una victoria en las urnas habría reforzado su posición antes de una hipotética acusación.