Incendio en centro comercial ruso deja 64 muertos

Las alarmas contra fuego no se activaron y muchas puertas estaban cerradas al producirse un incendio en el que murieron 64 personas en un centro comercial de Siberia repleto de niños y sus padres...

Las alarmas contra fuego no se activaron y muchas puertas estaban cerradas al producirse un incendio en el que murieron 64 personas en un centro comercial de Siberia repleto de niños y sus padres, según los testigos.

El siniestro del domingo en el centro comercial Winter Cherry de Kemerovo, una ciudad ubicada a unos 3.000 kilómetros (1.900 millas) al este de Moscú, fue controlado el lunes en la mañana después de arder toda la noche.

Se confirmaron 64 decesos después de que los bomberos finalizaron su inspección de las cuatro plantas del inmueble, indicó el ministro de Situaciones de Emergencia, Vladimir Puchkov, en un informe televisado. Aún no se recuperan seis de los cuerpos. Algunas de las víctimas fueron localizadas dentro de un cine, en el que según un testigo las puertas habían sido cerradas con llave.

Los investigadores señalaron el lunes que las salidas de emergencia estaban bloqueadas y que un guardia de seguridad apagó el sistema de altavoces cuando recibió el reporte del incendio, pero no dieron razones al respecto.

Residentes de Kemerovo llevaron flores, velas y animales de felpa a una plaza en el exterior del centro comercial el lunes por la mañana. Los hospitales locales reportaron un aumento del número de personas que acudió a donar sangre para los heridos.

De las 23 víctimas cuyos restos han sido identificados, ocho son niños, indicaron las autoridades de emergencia.

Trece personas permanecen hospitalizadas. El más grave es un niño de 11 años que saltó desde una ventana del cuarto piso, explicó la ministra de Sanidad, Veronika Skvortsova, a la televisora estatal rusa durante una visita al hospital donde estaban siendo atendidos los heridos. Los padres y la hermana pequeña del niño fallecieron en el fuego, añadió.

Se cree que unos 200 animales murieron en el pequeño zoológico del edificio, en el que los niños podían acariciarlos. Su director dijo a la agencia de noticias Tass que entre ellos había conejos, tortugas, cerdos, cabras y roedores.

El principal organismo investigador del país indicó la tarde del lunes que buscan a un agente de seguridad que aparentemente apagó el sonido local cuando recibió el reporte del incendio.

Cuatro personas han sido detenidas con relación al siniestro en el primer fin de semana de vacaciones, incluido uno de los arrendatarios del centro comercial. Los investigadores no revelaron la causa del fuego, pero dijeron que obtuvieron evidencia que demuestra “violaciones flagrantes” a las normas que podrían haber contribuido a la gran cantidad de pérdidas humanas, incluido el hecho de que las salidas de emergencia estaban bloqueadas.

Algunas de las versiones indican que el fuego se originó en una sala de juegos infantiles y se esparció rápidamente, llenando el enorme edificio con humos tóxicos.

El recuento de los testigos indicaba que las alarmas contra incendios no funcionaban, pero se desconoce el porqué.

Los testigos también indicaron que el personal no organizó la evacuación del centro comercial, que solía ser una fábrica de dulces y fue transformada en 2013. Algunos de los guardias y otros elementos del personal ayudaron a sacar a las personas, pero no hubo ningún esfuerzo organizado de rescate.