Italia tiene autoridades parlamentarias pero no gobierno

El primer ministro italiano Paolo Gentiloni renunció el sábado tras la elección de una nueva cúpula parlamentaria, pero inmediatamente el presidente le pidió que se quede hasta la formación de un...

El primer ministro italiano Paolo Gentiloni renunció el sábado tras la elección de una nueva cúpula parlamentaria, pero inmediatamente el presidente le pidió que se quede hasta la formación de un nuevo gobierno.

Las elecciones italianas, realizadas el 4 de marzo, resultaron en un gran apoyo para movimientos derechistas y populistas, pero no produjeron un gobierno que tenga una clara mayoría en el parlamento.

La transición comenzó el sábado cuando los legisladores votaron para darle la Cámara de Diputados al movimiento 5 Estrellas, y el Senado a Forza Italia de Silvio Berlusconi.

La senadora Maria Elisabetta Alberti Casellati, de Forza Italia y estrecha aliada de Berlusconi, es la primera mujer elegida presidenta del Senado italiano. En un emotivo discurso inaugural, le dedicó su victoria “a todas las mujeres cuya trayectoria, acción, ejemplo, compromiso y coraje han hecho a Italia lo que es hoy”.

Roberto Fico del 5 Estrellas fue elegido titular de la Cámara de Diputados.

Las votaciones en el parlamento se dieron en medio de versiones de divisiones entre Berlusconi y el movimiento La Liga de Matteo Salvini. Pero para el sábado en la mañana, tanto Berlusconi como Salvini hablaban únicamente de la fortaleza de su unión y sus ansias de darle un gobierno a Italia.

A pesar del acuerdo, no había indicios claros de que los dos partidos más votados en la elección _5 Estrellas, Forza Italia y la antiinmigrante Liga _ estuvieran cerca de formar gobierno.

Las negociaciones para determinar si alguno de los bloques principales puede obtener mayoría pueden prolongarse previsiblemente durante semanas. En algún momento el presidente Sergio Mattarella tendrá que decidir cuál coalición cuenta con el 51% necesario de los votos en cada una de las cámaras para sobrevivir a un voto de confianza.

Si ningún grupo logra formar mayoría, Mattarella podría dar su apoyo a un político con un mandato limitado, por tiempo limitado. Ello podría conllevar nuevamente a elecciones anticipadas.