EEUU: Cuestionan a empresa que erigió muro fronterizo

Las autoridades federales no están dando muchos detalles sobre cómo escogieron a una empresa nueva de Nebraska para que erigiera un segmento del muro fronterizo en California con un costo de 11...

Las autoridades federales no están dando muchos detalles sobre cómo escogieron a una empresa nueva de Nebraska para que erigiera un segmento del muro fronterizo en California con un costo de 11 millones de dólares, incluyendo si sabían de los vínculos de la compañía con una constructora que según una auditoría gubernamental tenía “muchos posibles indicadores de fraude”.

El demócrata de mayor rango en la Comisión de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes le está pidiendo respuestas al Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) sobre la evaluación que usó el año pasado para elegir a SWF Contractors, de Omaha, con el fin de que realizara el trabajo. La empresa, fundada el año pasado con un solo empleado, surgió a partir de Coastal Environmental Group, con sede en Nueva York, que ha sido demandada varias veces por no pagar o pagar menos de lo debido a subcontratistas.

"Al parecer el DHS dio la licitación a una compañía recién formada con conexiones cuestionables y sin la debida evaluación de desempeño previo", dijo el representante Bennie Thompson en una misiva enviada a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen. "Por la prisa de construir un tramo del muro del presidente (Donald) Trump, una porción de éste podría ser erigido por una empresa con un historial de mala administración y derroche de fondos públicos".

La oficina de Thompson dijo que hasta el viernes no había recibido respuestas a sus preguntas.

El muro en la frontera de México con Estados Unidos fue una promesa central de la campaña de Trump. El contrato con SWF es sólo por un pequeño tramo, de alrededor de 3,2 kilómetros (dos millas) de barreras de postes en la frontera de Calexico, en California, con México.

Una auditoria interna del Departamento del Interior realizada en 2016, que fue obtenida por The Associated Press a través de una solicitud bajo la Ley de Libertad de Información, halló que Coastal tenía problemas de flujo de efectivo y violó los requisitos federales de que les pagara a los trabajadores rápidamente. Esos problemas fueron citados incluso antes de que el Servicio de Pesca y Vida Silvestre la contratara en 2013 para limpiar dos santuarios de la fauna tras el paso de la súper tormenta Sandy.

Si los funcionarios gubernamentales hubieran identificado esos problemas, dice el informe, "probablemente no hubiéramos contratado a (Coastal), y así hubiéramos evitado los numerosos problemas que tuvimos con esos contratos".

En el informe también se subrayó que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos había advertido que Coastal Environmental dio problemas en un contrato previo de limpieza relacionada con Sandy, lo cual incluyó el no pagarle o pagar menos de lo debido a unos 400 trabajadores. Un oficial a cargo de contrataciones en el Cuerpo entrevistado para el informe dijo a los auditores que “su consejo fue nunca contratar (a Coastal)”.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército en Fort Worth, que licitó el proyecto del muro fronterizo y contrató a SWF, dijo en respuestas escritas a preguntas de la AP que “se tomó en cuenta el desempeño y la experiencia pertinente al hacer la selección”. Sin embargo, declinó responder a preguntas sobre cómo se aplicaron los criterios de desempeño y experiencia pertinente a una compañía creada apenas nueve meses antes de que fuera seleccionada, al afirmar que ésa es “información delicada de obtener y no se puede divulgar”.

El Cuerpo utilizó el mismo lenguaje al rehusarse a responder preguntas sobre el número de firmas que participaron en la licitación del proyecto y si alguna presentó alguna propuesta menos costosa que la de SWF. Dijo que examinó su documentación sobre el contrato “que confirma la calificación del adjudicatario como un oferente responsable”.

Coastal ha sido demandada decenas de veces en cortes federales, y al menos en tres ocasiones por el gobierno federal por no pagarle a subcontratistas en trabajos de gobierno. En la auditoría del Departamento del Interior se encontró que incurrió en un gasto cuestionable de dos millones de dólares en las labores de limpieza por Sandy. La compañía aceptó después reembolsarle 200.000 dólares al gobierno.

Coastal tiene una oficina en Omaha, una casa remodelada en un distrito industrial al sur del centro, la misma dirección de SWF Constructors que aparece en los documentos federales. Aunque el inmueble tiene un letrero de Coastal, no hay uno que indique que sea sede de SWF Constructors.

El presidente de Coastal y principal contacto de SWF, Richard Silva, no respondió a los diversos mensajes que se le dejaron por teléfono ni correo electrónico para que hiciera declaraciones sobre el asunto.

___

Margery Beck está en Twitter como: https://twitter.com/Margery3