Nombramiento de Bolton llega en momento difícil en EEUU

La designación del belicista de ultraderecha John Bolton como asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump se produce en un momento particularmente delicado de las relaciones con Beijing...

La designación del belicista de ultraderecha John Bolton como asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump se produce en un momento particularmente delicado de las relaciones con Beijing, tras la aprobación de nuevos aranceles a la importación de productos chinos y una ley que alienta estrechar las relaciones con Taiwán.

Bolton tiene una posición intransigente sobre ambos asuntos, al haber dicho que Beijing debe ser denunciado por lo que llamó prácticas desleales sistemáticas en comercio exterior a la vez que disfruta de los beneficios del mercado abierto estadounidense.

Ha exhortado a repensar las restricciones de los contactos con Taiwán, una democracia insular autónoma que China considera territorio propio.

Por éstas y otras posiciones, se considera que el nombramiento de Bolton, quien fuera embajador ante la ONU durante la presidencia de George W. Bush, anuncia un viraje hacia la derecha de la política exterior de Trump, con posiciones más intransigentes.

Su nombramiento también suscita interrogantes sobre la política hacia Corea del Norte tras la aceptación por parte de Trump de mantener conversaciones directas, posiblemente antes de mayo.

La vocera de la cancillería china, Hua Chunying, dijo que la importancia de las relaciones con Estados Unidos supera los problemas de personal.

"No importa quién tome el puesto que sea, la importancia de las relaciones China-Estados Unidos no requiere explicación y nunca cambiará", dijo Hua en su conferencia de prensa habitual.

China también espera que Estados Unidos permanezca en el acuerdo nuclear con Irán, un tratado que tanto Bolton como Trump han criticado con suma dureza.

En Tokio, el canciller Taro Kono dijo que estaba "un poco sorprendido" por el nombramiento de Bolton, pero que no preveía grandes cambios en la política estadounidense frente a Corea del Norte.

"Durante mi visita reciente a Estados Unidos, parecía haber consenso entre los miembros del gobierno de Trump. De manera que me parece que no hay grandes cambios en su posición", dijo Kono.

La posición de Bolton frente a Corea del Norte parece ser todo lo que China rechaza, como apoyar la posibilidad de un ataque militar preventivo y descartar las negociaciones directas que según Beijing son cruciales para iniciar el proceso de desnuclearización.