Presidente de Perú propone tregua y lucha contra corrupción

El primer discurso del nuevo presidente de Perú apeló a la conciliación. Después de haber asumido el cargo este viernes, Martín Vizcarra propuso una tregua a la mayoritaria oposición para luchar...

El primer discurso del nuevo presidente de Perú apeló a la conciliación.

Después de haber asumido el cargo este viernes, Martín Vizcarra propuso una tregua a la mayoritaria oposición para luchar "contra la corrupción" que acosó a su predecesor Pedro Pablo Kuczynski y acabó con su gestión en apenas 20 meses.

Vizcarra le dijo al parlamento dominado por opositores que la relación debe ser "con respeto, tolerancia y el amor a la patria" y añadió mirando a la tribuna donde estaban ubicadas las sillas de los legisladores que es "fundamental que ningún poder avasalle los derechos del otro".

En un discurso de 15 minutos, el ingeniero civil de 55 años también anunció que en los próximos días renovará de forma total el gabinete ministerial del pasado gobierno debilitado por las acusaciones contra Kuczynski y sus nexos con la firma brasileña Odebrecht. También reconoció que Perú se encontraba en "zozobra e inestabilidad", por lo que había llegado el momento de "decir basta" y prometió que se castigará "como corresponde" la corrupción a través de una justicia que actúe con "independencia y celeridad".

"Seremos muy firmes en el combate contra aquellas acciones que estén reñidas con la ley vengan de donde vengan", dijo Vizcarra, quien fue el primer vicepresidente de Kuczynski y lo sucedió de acuerdo a la ley luego de que el banquero de Wall Street renunciara el miércoles arrastrado por un escándalo desatado por la difusión de videos grabados por un legislador opositor que mostraba el intento de compra de votos para favorecer al oficialismo.

Vizcarra dijo que su gestión además estará centrada en mejorar la educación, la salud y la seguridad ciudadana.

Pidió seguir el espíritu "de humildad y entrega" del almirante Miguel Grau, uno de los más admirados héroes peruanos y legislador del siglo XIX, del cual recordó una de sus más famosas frases: "yo no soy más que un pobre marino que trata de servir a su patria".

El presidente también “pidió no perder la fe en nuestras instituciones” a los peruanos que desconfían y están decepcionados de forma abrumadora de su clase política.

Kuczynski, que hace 20 meses empezó su gestión con 61% de popularidad, terminó en marzo con 15%, mientras que el Parlamento posee 14%, según el sondeo nacional de la firma Ipsos Perú.

Vizcarra es el primer exgobernador regional que accede a la presidencia pero su conocimiento de la política regional en un país afectado por el centralismo le ayudará a conectarse con el Perú profundo, aunque para eso tendrá que manejar con cautela sus relaciones con el parlamento opositor.

El mandatario pidió a la oposición marcar un punto de quiebre con el pasado y refundar la institucionalidad política para "no enredarnos en peleas encarnizadas... dejando de lado los intereses y apetitos personales".

A diferencia de la investidura de Kuczynski, Vizcarra fue recibido con aplausos de los legisladores de todas las bancadas, incluida la oposición.

Keiko Fujimori, lideresa del mayoritario partido opositor en el Parlamento, le deseó éxito al mandatario. También lo hizo su hermano menor, Kenji, legislador aliado del renunciante Kuczynski luego que éste indultara a su padre el expresidente Alberto Fujimori desatando la furia de parte de la población.

El nuevo presidente peruano ejercía el cargo de primer vicepresidente y embajador en Canadá. Llegó a Lima durante la madrugada y sus simpatizantes le dieron la bienvenida en el aeropuerto con un gran pastel decorado con los colores rojo y blanco de la bandera peruana porque el jueves cumplió 55 años.

Quienes lo conocen dicen que Vizcarra sabe negociar, característica que mostró mientras fue gobernador de Moquegua (2011-2014), una de las regiones más pequeñas de Perú, donde del lado de la población logró un acuerdo con la minera Anglo American, con sede en Londres, y ayudó a elevar el nivel educativo de las escuelas.

Según los analistas, Vizcarra es un raro ejemplo de un político peruano que no está manchado de corrupción. Steve Levitsky, politólogo de la Universidad de Harvard, caracterizó al nuevo presidente como "uno de los pocos gobernadores con una historia positiva".

Estados Unidos felicitó a Vizcarra y afirmó que seguirá trabajando con Perú con base a valores compartidos de “democracia, seguridad, comercio mutuamente beneficioso y respetuoso de los derechos humanos".

El departamento de Estado añadió que también trabajará con Perú en la próxima Cumbre de las Américas, programada para abril en Lima y a la cual el presidente Donald Trump confirmó su asistencia.

Los esfuerzos para sacar del poder al impopular Kuczynski liderados por Keiko Fujimori --quien perdió las elecciones presidenciales ante el exbanquero de Wall Street-- fueron constantes y también estuvieron alimentados por los sucesivos errores políticos del ahora exmandatario.

Las grabaciones ocultas que derrumbaron la credibilidad de Kuczynski durante la semana fueron el último capítulo de un drama que empezó hace meses con revelaciones de que el mandatario recibió dinero de la constructora brasileña Odebrecht, lo cual desató pedidos para que fuera destituido.

El caso Odebrecht ha provocado una profunda crisis en Perú que ha salpicado a los últimos cuatro presidentes desde 2001 y que también incluye políticos poderosos como Keiko Fujimori.