El presidente Donald Trump firmó el viernes una medida de gastos de 1,3 billones de dólares para evitar un cierre del gobierno a medianoche, horas después de decir que estudiaba vetarla.

Trump dijo que la ley no asigna fondos suficientes para el muro que quiere construir en la frontera con México ni resuelve la situación de unos 800.000 dreamers protegidos de la deportación por una ley que intenta anular. Dijo que firmó la ley para proveer fondos a las fuerzas armadas.

Horas antes, el presidente puso en duda la masiva propuesta de gasto federal el viernes, cuando dijo que estaba considerando vetar el plan de 1,3 billones de dólares por objeciones relacionadas con los “dreamers” y los fondos para el muro fronterizo.

Cuando faltaban horas para que expiren los fondos provisionales del gobierno, Trump dijo en Twitter que él estaba sopesando vetar la medida "con base en el hecho de que los más de 800.000 beneficiarios del DACA han sido totalmente abandonados por los demócratas (ni siquiera los mencionan en la Propuesta) y al MURO FRONTERIZO, que se necesita desesperadamente para nuestra Defensa Nacional, no le han asignado todos los fondos".

Trump aludió al DACA, que son las siglas en inglés del programa "Acción Diferida para los Llegados en la Infancia", que promulgó el presidente Barack Obama y que suspendió temporalmente las deportaciones de jóvenes que residen sin autorización legal _que llegaron a Estados Unidos cuando niños, traídos por sus familiares_, siempre y cuando no hayan sido condenados por haber cometido delitos graves y siempre no se trate de personas que representen una amenaza a la seguridad pública.

El tuit de Trump fue en sentido contrario de los comentarios que hicieron la víspera los subalternos y simpatizantes del presidente. El director de presupuesto Mick Mulvaney había dicho que el presidente promulgaría la iniciativa y el presidente de la cámara baja Paul Ryan dijo que Trump apoyaba la medida.

El Congreso ya cesó operaciones normales debido a un receso de dos semanas. El viernes por la mañana, el Senado dio su aprobación final a la propuesta.

El Senado dio luz verde al presupuesto poco antes de medianoche, impidiendo lo que habría sido la tercera paralización del gobierno federal este año, desenlace que ambos partidos querían evitar. Sin embargo, al elaborar un acuerdo amplio que rompe con todos los límites presupuestarios, ellos agitaron a la oposición conservadora y fijaron el marco de la próxima batalla de financiamiento previa a las elecciones de medio período presidencial.

La Cámara de Representantes aprobó fácilmente la propuesta de ley el jueves por la tarde por 256 votos a favor y 167 en contra, una votación bipartidista que subrayó la popularidad del pacto para financiar al gobierno federal hasta septiembre. El presupuesto aumenta los fondos para el ejército y programas nacionales, otorgando fondos federales todas las jurisdicciones del país.

Sin embargo, el proceso se estancó en el Senado, donde los conservadores dejaron pasar el tiempo en protesta. Después se produjo un contratiempo inusual cuando el senador republicano por Idaho James Risch quiso retirar una cláusula para cambiar de nombre a un bosque de su estado y ponerle Cecil Andrus, fallecido demócrata que fungió como gobernador durante cuatro mandatos.

En un momento dado, Bob Corker, senador republicano por Tennessee, declaró que todo lo que estaba pasando a esas altas horas de la noche era "ridículo".

"Esto es infantil", dijo.

Al final, Risch perdió, pero la pelea causó demoras durante la noche antes de la aprobación. Una vez los contrarios cedieron, la cámara inicio la votación, que terminó 65-32, a 24 horas del límite para fijar la financiación federal.

Los legisladores accedieron a las prioridades de Trump, al aumentar los fondos para el Pentágono y al iniciar los trabajos para su prometido muro fronterizo con México, al tiempo que se comprometieron con los demócratas a destinar fondos para la construcción de carreteras, el cuidado infantil y la lucha contra la crisis de los opiáceos, entre otros.

Sin embargo, el resultado habría sido inimaginable para muchos republicanos que hicieron campaña por la restricción del gasto y el equilibrio presupuestario. Junto a la reforma fiscal impulsada recién aprobada, el presupuesto hará que el déficit del país se cuente de nuevo en billones de dólares.

___

Los periodistas de The Associated Press Matthew Daly y Jill Colvin contribuyeron a este despacho.

___

Mascaro está en: en https://twitter.com/LisaMascaro

Fram está en: https://twitter.com/AsFram