El principal organismo europeo de defensa de los derechos humanos expresó su consternación el miércoles ante el plan del presidente estadounidense Donald Trump de imponer la pena de muerte a algunos traficantes de drogas como parte de su campaña contra la epidemia de opioides.

El Consejo de Europa dijo en un comunicado que se opone a la “pena de muerte en todas las circunstancias” por tratarse de una práctica “inhumana y degradante, y no se ha demostrado que sea un disuasivo eficaz”.

Trump dio a conocer su plan para combatir la epidemia de abuso de opioides en un discurso el lunes en Manchester, New Hampshire, un estado fuertemente afectado por las drogas. Prometió ayudar a crear “una generación de niños libres de drogas” y dijo que la nación “debe tratar con dureza” a los traficantes.

Los opioides causaron más de 42.000 muertes en Estados Unidos en 2016.