Insurgentes de Boko Haram devolvieron a 104 de las 110 niñas secuestradas hace un mes en un internado de Nigeria con una amenazante advertencia, dijeron testigos el miércoles.

Los combatientes llegaron a Dapchi alrededor de las 02:00 de la madrugada en nueve vehículos y dejaron a las jóvenes en el centro de la localidad. A medida que los aterrorizados residentes salían de sus casas, los extremistas dijeron “esto es una advertencia para todos ustedes”, señaló uno de los vecinos, Ba'ana Musa, a The Associated Press.

"Lo hicimos por lástima. Y no vuelvan a llevar nunca a sus hijas a la escuela”, dijeron los radicales a los residentes. Boko Haram significa "la educación occidental está prohibida” en lengua hausa.

"No se han pagado rescates”, explicó Lai Mohammed, ministro de Información, en un comunicado. La liberación se hizo "gracias a esfuerzos por un canal secundario y con la ayuda de algunos amigos del país, y no tuvo condiciones”.

"Cuando llegue allí haremos un recuento para ver si todas han sido liberadas”, dijo Bashir Manzo, padre de una adolescente de 16 años retenida en el ataque del pasado 19 de febrero.

Manzo confirmó que su hija estaba entre las liberadas.

"Mientras le hablo hay una gran alegría en Dapchi", apuntó.

El secuestro masivo y la respuesta del gobierno revivió el doloroso recuerdo del ataque a la escuela de Chibok en 2014. Entonces, combatientes de la milicia radical se llevaron a 276 niñas, de las cuales alrededor de un centenar nunca regresaron a sus casas. Algunas fueron forzadas a casarse con sus captores y muchas tuvieron hijos fruto de esas relaciones.

Muchos residentes de Dapchi huyeron de la localidad en la madrugada del miércoles al enterarse de que los extremistas se dirigían a la localidad.

"Huimos, pero desde nuestro escondite pudimos verlos y, sorprendentemente, vimos a nuestras niñas saliendo de los autos”, contó Umar Hassan a la AP.

"Reunieron a las chicas y hablaron con ellas durante algunos minutos antes de marcharse sin ninguna confrontación”, explicó otro residente, Kachallah Musa.

Su liberación se produjo un día después de que un reporte de Amnistía Internacional acusó al ejército de Nigeria de no actuar sobre las pistas que apuntaban a un nuevo ataque de la milicia radical. El ejército dijo que el informe es un “mentira absoluta”.

El gobierno de Nigeria celebró la puesta en libertad de las estudiantes. "GRANDES NOTICIAS desde Dapchi, estado de Yobe. Gracias a dios por el regreso seguro de nuestras hermanas", dijo Bashir Ahmad, asesor del presidente Muhammadu Buhari en Twitter.

___

Los periodistas de The Associated Press Ibrahim Abdulaziz en Yola, Nigeria; Sam Olukoya en Lagos y and Bashir Adigun en Abuya, Nigeria, contribuyeron a este despacho.