Venezuela: ordenan detener a funcionarios petroleros

La Fiscalía General de Venezuela solicitó la detención de cinco personas, cuatro de ellos exejecutivos y funcionarios de la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A., por presuntos hechos de...

La Fiscalía General de Venezuela solicitó la detención de cinco personas, cuatro de ellos exejecutivos y funcionarios de la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A., por presuntos hechos de corrupción.

El fiscal general Tarek William Saab dijo el martes a la prensa que se ordenó el arresto de Jesús Luongo, ex vicepresidente de Refinación, Comercio y Suministro de PDVSA; Keila Gatica, analista de estimación de costos del estatal Centro de Refinación Paraguaná; Lexy Briceño, gerente de servicios técnicos y apoyo del complejo; y Keila Martínez, superintendente de estimación de costos.

Asimismo, las autoridades solicitaron la detención de José Espinoza, presidente de la empresa Espidel que estaría implicada en las presuntas irregularidades que se cometieron en la compra con sobreprecio de combustibles a PDVSA.

Saab dijo que Luongo, Gatica, Briceño y Espinoza fueron presentados la víspera en tribunales donde fueron imputados de los delitos de peculado doloso, lavado de capitales y asociación para delinquir.

Martínez huyó del país en diciembre, precisó el fiscal. Las autoridades venezolanas solicitaron a Interpol la captura de la exfuncionaria.

Este es el segundo caso de corrupción que enfrenta Luongo, quien fue apresado el año pasado por su presunta vinculación con el empresario Diego Salazar, primo del ex zar petrolero y exembajador de Venezuela en Naciones Unidas Rafael Ramírez, que fue detenido como parte de una investigación por el supuesto uso de cuentas en un banco de Andorra para lavar unos 1.602 millones de dólares.

Por presuntos hechos de corrupción en la industria petrolera han sido detenidos 80 funcionarios, de los cuales 22 son altos gerentes, informó el fiscal general.

Las investigaciones de corrupción en la industria petrolera se dan en medio de la compleja situación financiera y de producción que enfrenta PDVSA, que podría complicarse tras las severas sanciones que impuso Estados Unidos a Venezuela.