El número de solicitudes de asilo en Europa cayó a niveles similares a los registrados antes del inicio de la crisis migratoria en 2015, informó el martes la agencia de estadística de la Unión Europea.

Unas 650.000 personas solicitaron protección en las 28 naciones del bloque por primera vez el año pasado, casi la mitad de las solicitudes recibidas en 2015, cuando cientos de miles de personas, en su mayoría sirios, llegaron a Europa, dijo Eurostat.

Del total de peticiones de 2017, más de 102.000 eran de ciudadanos sirios, 47.500 de iraquíes y 43.600 de afganos. Casi una de cada tres solicitudes se presentó en Alemania, frente al 20% de Italia y al 14% de Francia.

Donde menos solicitudes de asilo hubo fue en Eslovaquia, Polonia, Portugal, República Checa y Estonia.

Las autoridades nacionales seguían estudiando casi un millón de peticiones a finales del año pasado.

También se informó que grupos de apoyo internacionales criticaron un acuerdo entre la UE y Turquía que ha dejado a miles de migrantes y refugiados varados en varios de los campos sobrepoblados de las islas griegas.

El acuerdo de marzo de 2016 tenía el objetivo de frenar el flujo de decenas de miles de personas de Turquía en las cercanas islas griegas, mientras intentaban llegar a los países más prósperos de Europa. Estipulaba que los que llegaron después del 20 de marzo de 2016, serían detenidos en las islas y regresados a Turquía al menos que fuera aprobada su solicitud de asilo en Grecia.

El número de personas que llegaron a las islas griegas se redujo mucho luego del acuerdo. Pero Amnistía Internacional, el Observatorio de Derechos Humanos y otros, calificaron el acuerdo como una falla de Europa para lidiar de forma adecuada con el tema de refugiados, al decir que dejó a personas atrapadas con frecuencia en situaciones desesperanzadoras.

“El acuerdo es un claro ejemplo del fracaso de Europa para diseñar e implementar una política migratoria y de refugiados unificada que podría respetar los derechos humanos de aquellos que cruzan sus fronteras en busca de asilo”, dijo Jenny Kavounidi, miembro del consejo del grupo SolidarityNow.

Los grupos se han quejado con frecuencia de la seguridad precaria y mala salud causada por la sobrepoblación, y el aumento de problemas de salud mental debido a la incertidumbre a la que se enfrentan aquellos en los campos, muchos de los cuales llevan hasta dos años ahí.

Sólo aquellos considerados casos vulnerables son llevados de las islas a los campos en Grecia continental. Actualmente hay 13.400 personas varadas en las islas.