Ecuador protege frontera con Colombia por amenaza del narco

El gobierno de Ecuador informó el lunes que ha decidido proteger su zona de frontera con Colombia con hasta 12.000 hombres y que en las últimas semanas ha realizado incautaciones de productos...

El gobierno de Ecuador informó el lunes que ha decidido proteger su zona de frontera con Colombia con hasta 12.000 hombres y que en las últimas semanas ha realizado incautaciones de productos utilizados para elaborar narcóticos.

En declaraciones al canal de televisión Teleamazonas, el ministro del Interior, César Navas, precisó que se han decomisado 20 toneladas de precursores químicos que sirven para procesar cocaína y que con esta operación “se afectó a las organizaciones delincuenciales de unos 600 millones de dólares”. Añadió que los 12.000 uniformados son militares y policías.

La cifra corresponde alrededor del 10% de los efectivos de ambas instituciones con los que cuenta este país. Esta no es la primera vez que se toma una medida similar. El número de efectivos desplegados ha dependido de la peligrosidad que las autoridades consideren que existe en la zona.

A finales de enero se registró un atentado en la población de San Lorenzo, cerca de la frontera con Colombia, que destruyó decenas de casas y el 95% del cuartel policial del lugar. De tal delito se responsabilizó a grupos disidentes de las Fueras Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), quienes cumplen la tarea de proteger cultivos y empezar la cadena de producción de narcóticos que son enviados a los carteles mexicanos de la droga.

Además el fin de semana se registraron dos ataques casi simultáneos en la misma zona: el primero con disparos de grueso calibre militares en El Pan, en la frontera, y el segundo con explosivos contra la policía en una vía un poco más adentro.

El ministro de Defensa ecuatoriano, Patricio Zambrano, afirmó en rueda de prensa que las autoridades militares locales esperan tener una reunión en los próximos días con sus pares de Colombia “para hacer la evaluación necesaria y fortalecer la zona de frontera”.

Ambos países comparten unos 640 kilómetros de frontera que se extiende entre el océano Pacífico, pasando por la zona andina, hasta llegar a la Amazonía, donde operan grupos ligados al narcotráfico y la extorsión.