Extremistas emboscaron a personal que estaba en una campaña de vacunación contra la polio en una remota región tribal de Pakistán en la frontera con Afganistán, matando a dos trabajadores médicos e hiriendo gravemente a otros dos, informaron las autoridades el domingo.

Los agresores también atacaron a policías tribales y miembros de Frontier Corps cuando respondieron al ataque, matando a un paramilitar y dejando a otro herido.

El ataque tuvo lugar el sábado por la noche y dos de los trabajadores seguían desaparecidos, dijo un funcionario. Al parecer no fueron secuestrados, sino que huyeron para ponerse a salvo.

Los extremistas han atacado implacablemente a los trabajadores de la salud desde que se descubrió que los intentos de identificar a Osama Bin Laden implicaron utilizar vacunas contra la polio como un ardid para ingresar a su complejo en la ciudad de Abbottabad, donde fue encontrado y asesinado en 2011.

Pakistán es uno de los pocos países que aún lucha contra la poliomielitis.

El grupo Jamaatul Ahrar, una facción del Talibán en Pakistán, se responsabilizó del atentado del domingo.

El gobernador provincial Iqbal Zafar Jhagra condenó el atentado y dijo que los trabajadores de las campañas de vacunación son “héroes”.