La legislatura de China aprobó que el primer ministro Li Keqiang, el número dos del gobernante Partido Comunista, desempeñe un segundo período de cinco años así como el nombramiento de un director para una nueva agencia anticorrupción que tendrá plenos poderes.

Los delegados de la Asamblea Nacional Popular aprobaron por 2.964 votos a favor y 2 en contra el nombramiento de Li. La votación ocurrió un día después de que el líder del partido, Xi Jinping, fuera designado nuevamente presidente de China sin límites en los períodos que puede estar en el puesto.

El primer ministro es tradicionalmente el máximo funcionario económico de China, pero Xi, el gobernante de más peso en el país desde Mao Zedong, ha eliminado la mayoría de las responsabilidades más prominentes del primer ministro al nombrarse para encabezar los órganos del partido que supervisan la reforma económica y la industria estatal.

La legislatura también aprobó el nombramiento de Yang Xiaodu como director de la Comisión Supervisora Nacional, creada con la fusión del organismo anticorrupción interno del partido con una que supervisa a los servidores civiles. Tendrá la facultad de disponer la detención de sospechosos hasta por seis meses sin buscar la autorización de un tribunal.

Analistas políticos consideran la creación de la agencia anticorrupción parte de los esfuerzos para reforzar el control del partido sobre una sociedad y gobierno cada vez más complejos.

Una maratónica campaña anticorrupción encabeza por Xi ha alcanzado a miles de funcionarios y directores de compañías estatales.

Xi ha endurecido en forma constante el control central sobre el gobierno y la industria al tiempo de intensificar las acciones para sofocar la disidencia.

Asimismo el sábado, un importante aliado de Xi, Wang Wishan, fue nombrado al anterior cargo protocolario de vicepresidente.