Liberan a salvadoreña que alegó abuso en centro de detención

Una salvadoreña que acusó a una guardia de manosearla en un centro de detención de inmigrantes fue puesta en libertad tras estar detenida durante meses, dijeron activistas el sábado. Laura...

Una salvadoreña que acusó a una guardia de manosearla en un centro de detención de inmigrantes fue puesta en libertad tras estar detenida durante meses, dijeron activistas el sábado.

Laura Monterrosa Flores salió libre el viernes por la noche del Centro Residencial T. Don Hutto, en las afueras de Austin, dijo a la AP Bethany Carson, activista de Grassroots Leadership.

"Ella ya puede seguir adelante y recuperarse de los abusos que sufrió mientras estuvo detenida y antes de eso, en El Salvador", dijo Carson.

La Mexican American Legal Defense and Educational Fund, que presentó una demanda a nombre de la salvadoreña, dijo en un comunicado que el Departamento de Seguridad Nacional acordó dejarla en libertad tras aprobarla como solicitante del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, que ofrece suspensión de deportación y permiso de trabajo.

Hace unas semanas, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés) había aceptado que Monterrosa saliera del centro de detención semanalmente para recibir tratamiento por estrés postraumático y depresión. Sus defensores dicen que intentó suicidarse en enero cuando se le negó tratamiento por sus trastornos mentales.

Carson dijo que Monterrosa recibirá terapia mientras queda a la espera de su caso de asilo.

The Associated Press no suele identificar a las víctimas de presunto abuso sexual, pero Monterrosa aceptó hacer pública su situación.

Meses después de que acusó a una guardia del centro Hutto de manosearla e insinuarle que tuvieran relaciones sexuales, Monterrosa dijo a la AP que sigue viendo a la agente en el comedor y otras partes de las instalaciones.

"Le dije que le iba a decir a su supervisor lo que estaba ocurriendo", dijo la inmigrante en una llamada telefónica desde el centro. "Ella me dijo sarcásticamente, '¿A quién crees que le creerán? ¿A ti o a mí?'".

El FBI inició una investigación sobre el caso Monterrosa. El ICE dijo que ha puesto en vigor "fuertes protecciones" para gente que es abusada sexualmente en centros de detención.

Unas 40.000 personas están detenidas en centros de detención, muchas de ellas en instalaciones privadas bajo contrato con el ICE. Muchas de estas personas solicitaron asilo en Estados Unidos, diciendo que tienen temores creíbles de regresar a sus países natales.

Monterrosa llegó a la frontera sur de Estados Unidos en mayo pasado, tras abandonar su natal El Salvador, donde dijo que su familia la forzó a prostituirse. También dijo que fue violada por uno de sus tíos, que era policía.