Los ataques aéreos del gobierno sirio contra una ciudad controlada por los rebeldes al este de Damasco, la capital, mataron a decenas de personas e hirieron a decenas la víspera, informaron el sábado activistas de la oposición, mientras miles de personas abandonaban un enclave sitiado conocido como Ghouta oriental.

La violencia cerca de Damasco se produjo en momentos en que los militares turcos rechazaron las acusaciones de que bombardearon un hospital en Afrin, en el noroeste de Siria, donde se desarrolla una ofensiva contra combatientes sirios kurdos.

Los militares tuitearon imágenes aéreas y fotografías del hospital general de la ciudad que, según dijeron, eran del sábado por la mañana, mostrando que estaba intacto. El ejército dijo en un comunicado que la milicia kurda siria conocida como Unidades de Protección Popular (YPG) intentaban crear una "percepción negativa" del ejército turco.

El viernes, Redur Khalil, funcionario de las YPG, y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, denunciaron que el hospital había sufrido un ataque aéreo. El Observatorio dijo que 16 personas murieron en el hospital, incluso dos mujeres embarazadas.

Turquía lanzó una ofensiva contra las YPG el 20 de enero para despejar Afrin. El país considera a las YPG como un grupo terrorista y un ala de una insurgencia kurda que opera dentro de su territorio.

El Observatorio dijo que casi 200.000 personas han huido de la región de Afrin en los últimos días y que han entrado a zonas cercanas controladas por el gobierno.

A las afueras de Damasco, más de 11.000 personas salieron el sábado del sitiado enclave de Ghouta oriental, según funcionarios de Siria y Rusia.

Decenas de miles de residentes de Ghouta oriental han huido a distritos controlados por el gobierno desde el jueves.

La televisora Ikhbariyah, dirigida por el estado sirio, emitió en directo imágenes de cientos de hombres, mujeres y niños cargando sus pertenencias y marchando hacia la ciudad de Hamouria, recientemente capturada por las tropas sirias.

___

Bilginsoy reportó desde Estambul. El periodista de The Associated Press Jim Heintz contribuyó a este despacho desde Moscú