Sin internet y calles desiertas en Bali por Día de Silencio

La normalmente bulliciosa Bali suspendió las redes sociales, rechazó recibir vuelos y cerró todas las tiendas para un Día de Silencio en el que se conmemora el Año Nuevo en esta isla...

La normalmente bulliciosa Bali suspendió las redes sociales, rechazó recibir vuelos y cerró todas las tiendas para un Día de Silencio en el que se conmemora el Año Nuevo en esta isla predominantemente hinduista.

El “Nyepi” comenzó a las 6 de la mañana del sábado, por lo que las calles y las playas quedaron vacías durante 24 horas a excepción de patrullas especiales para asegurarse que se cumpla con el silencio. Por primera vez, este año las compañías telefónicas accedieron a apagar el internet para dispositivos móviles en la isla indonesia.

Además de que no hay Facebook, Instagram ni las aplicaciones de mensajes instantáneos, las transmisiones de radio y televisión se suspende, y los balineses permanecen bajo techo, cubren las ventanas y ni siquiera encienden la luz para el día de reflexión, el más sagrado en el hinduismo balinés.

“El Nyepi es el momento para que nosotros lavemos nuestros corazones de malos pensamientos y obras, le roguemos a Dios que nos purifique, así como a todos los seres humanos y al universo”, dijo Kadek Chantini, guía turístico de Bali.

No todo el mundo aceptó de buena gana la decisión de interrumpir el acceso a internet, por considerar que era ir demasiado lejos y una incomodidad para los turistas y los habitantes de Bali que no son hindúes, pero otros la recibieron con beneplácito.

“Ciertamente proporcionará un ambiente más tranquilo, de forma que podamos enfocarnos y concentrarnos en perfeccionar nuestra meditación y oraciones”, dijo Komang Suda, residente de Denpasar, la capital provincial de Bali.

“La decisión también nos ayuda realmente a disciplinar a nuestros adolescentes, que en ocasiones se escabullen para jugar con sus artefactos durante el Nyepi”, agregó.

La noche previa al Día del Silencio se efectúan ruidosas procesiones “ogoh-ogoh” de enormes personajes amenazadores que representan a los espíritus del mal.