Testigo de Mueller es un pedófilo con un pasado sombrío

Pocos días antes del primer aniversario de Donald Trump como presidente, un empresario de origen libanés se encaminaba a Mar-a-Lago.George Nader, cuyos antecedentes incluyen una osada mediación...

Pocos días antes del primer aniversario de Donald Trump como presidente, un empresario de origen libanés se encaminaba a Mar-a-Lago.

George Nader, cuyos antecedentes incluyen una osada mediación secreta entre Israel y países árabes y una condena por pedofilia en Europa hace 15 años que no había sido revelada, se presentó en el aeropuerto Dulles de Washington para viajar a la fastuosa mansión de Trump en la Florida.

No era la primera vez que emprendía un largo recorrido para verse con ayudantes del líder más poderoso del mundo. De hecho, Nader ya había hablado con el yerno de Trump, Jared Kushner, y con su principal estratega Steve Bannon antes de que se instalasen en la Casa Blanca.

Pero esta vez su paso por Dulles no fue el de rutina.

Lo esperaban empleados del fiscal especial Robert Mueller, que investiga la relación de los colaboradores de Trump en su campaña presidencial con Rusia, según gente informada. Se le confiscaron sus aparatos electrónicos antes de que se le permitiese hablar con su abogado. Nader aceptó posteriormente colaborar con la investigación de Mueller, de acuerdo con personas al tanto de lo sucedido, que no estaban autorizadas a hablar del caso y por lo tanto pidieron no ser identificadas.

Mueller, quien lleva diez meses investigando las relaciones de la gente de Trump con Rusia, está interesado en las reuniones de alto nivel en las que participó Nader después de la elección presidencial, según tres fuentes al tanto de la investigación.

El primer encuentro tuvo lugar en la Trump Tower de Nueva York en diciembre del 2016 y participaron Nader, Kushner, Bannon --a quien Trump despidió en agosto pasado-- y Mohammed bin Zayed, el príncipe heredero de Abu Dhabi y líder de facto de los Emiratos Árabes Unidos. El segundo se produjo un mes después en las islas Seychelles e incluyó a Nader, bin Zayed, el ex hombre fuerte de la firma Blackwater Erik Prince y Kiril Dimitriev, un banquero ruso allegado a Vladimir Putin.

Un funcionario checo declaró el miércoles a la Associated Press que Nader estuvo preso en Praga por pedofilia en la década del 2000. Fue hallado culpable de casos de abuso sexual de menores y sentenciado a un año de cárcel en mayo del 2003, de acuerdo con Marketa Puci, portavoz del palacio de tribunales de Praga. Dijo que los delitos ocurrieron entre 1999 y el 2002.

Los problemas legales de Nader en Praga parecen no tener relación alguna con la investigación de Mueller. Pero contribuyen a redondear la imagen de un individuo acostumbrado a operar en las sombras y a mediar en los conflictos del mundo árabe, que prestó testimonio ante un jurado investigador en Washington este mes en conexión con Rusia.

En los últimos tiempos Nader fue asesor de bin Zayed, uno de los hombres más poderosos del Medio Oriente, según allegados suyos. El que Mueller lo haya interrogado hace pensar que le puede interesar la relación entre los Emiratos y el equipo de transición de Trump o su gobierno.

Puci, la portavoz de los tribunales checos, dijo que Nader fue hallado culpable de “corrupción moral de menores, abuso sexual y falta de moral” tras abusar de menores.

En un caso, afirmó, Nader le pidió sexo oral a un chico de 14 años en una habitación de un Hotel Hilton de Praga. Cuando el muchacho se negó, él se masturbó delante suyo y le pagó el equivalente a unos 100 dólares de hoy, agregó.

El fallo menciona otros ejemplos en los que Nader habría pagado con dinero, joyas, teléfonos celulares, ropa y alojamiento por servicios sexuales. La AP pudo ver una copia del veredicto.

Nader también fue acusado de pornografía infantil en Washington en 1985, pero esos cargos fueron luego retirados.

Puci indicó que no está claro cuánto tiempo estuvo preso Nader en la República Checa. Tras ser liberado, fue expulsado del país.

Kathy Ruemmler, quien fue consejera de la Casa Blanca bajo la presidencia de Barack Obama, es una de las abogadas que representa a Nader. No quiso responder preguntas sobre su cliente.

Pero Sandeep Savla, otro abogado de Nader, dijo que “esto no es sino un plan orquestado, asqueroso, de quienes quieren intimidar al señor Nader para que no hable. No va a funcionar. El señor Nader seguirá respondiendo con la verdad a las preguntas que le haga el fiscal especial”.

Las conexiones de Nader con la gente de Trump incluyen a Elliott Broidy, importante recaudador de fondos republicano que fue uno de los anfitriones de una velada a la que asistió el mandatario en Beverly Hills, California.

Varios medios de prensa, incluida la AP, consiguieron este mes correos electrónicos de Broidy en los que este informa a Nader sobre sus charlas con Kushner y Trump en la Casa Blanca en octubre del 2017.

Broidy dijo que Catar le hackeó esos correos, algo que ese país niega.

___

Janicek informó desde Praga. Los reporteros de la Associated Press Desmond Butler, Tom LoBianco y Eric Tucker colaboraron en este despacho desde Washington.