Unilever deja Londres y tendrá una sede única en Holanda

Unilever, la multinacional angloholandesa de bienes de consumo con un vasto catálogo de marcas que incluye Dove, Knorr y Ben & Jerry's, anunció el jueves que establecerá su sede en Holanda en...

Unilever, la multinacional angloholandesa de bienes de consumo con un vasto catálogo de marcas que incluye Dove, Knorr y Ben & Jerry's, anunció el jueves que establecerá su sede en Holanda en lugar de Gran Bretaña, poniendo fin a una estructura de casi 90 años.

El grupo termina así con su antigua estructura, que incluía oficinas centrales en Rotterdam y Londres.

Aunque Unilever no mencionó la futura salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, la decisión deberá en práctica ayudarle a manejar las incertidumbres del Brexit y es sumamente simbólica en momentos de dudas sobre Londres como capital global.

Muchas firmas con operaciones en la UE están preocupadas por los problemas potenciales después que Gran Bretaña deje el bloque en poco más de un año. En caso de que Londres y la UE no consigan un acuerdo de establezca la relación futura, pudieran imponerse aranceles a numerosos productos, afectando las cadenas de suministros y elevando costos para las empresas.

Unilever, no obstante, dijo que la decisión es parte de una amplia revisión de su modelo de negocio después de que su rival Kraft Heinz lanzó una fracasada oferta de compra de 143.000 millones de dólares a principios del año pasado. Además de consolidar su sede central, la compañía dividirá sus operaciones en tres unidades: belleza y cuidado personal; atención al hogar y comidas y bebidas.

"La junta considera que el paso a tres divisiones y la simplificación de nuestra estructura corporativa creará una compañía más ágil, simple y más enfocada, con mayor flexibilidad estratégica”, dijo el presidente Marijn Dekkers.

"Los cambios anunciados hoy fortalecen además la gobernanza de Unilever, creando por primera vez en nuestra historia un principio de ‘una acción, un voto’ para todos nuestros accionistas.

David Cheetham, analista de mercados para XTB, dijo que el razonamiento es lógico, dado que el negocio holandés representa 55% del capital total de acciones de Unilever y que las acciones listadas en Amsterdam son más líquidas que las de Londres.

Aunque desaparece la doble sede, las acciones de la compañía seguirán cotizando en la bolsa de Londres. El jueves, el precio de las acciones estaba abajo 1,5% en Amsterdam y en Londres.

Unilever recalcó que los niveles de personal en ambos países no serían afectados por el cambio. La compañía emplea a 7.300 personas en Gran Bretaña y 3.100 en Holanda, de un total de casi 170.000 en todo el mundo. Unilever tuvo ventas en el 2017 de más de 50.000 millones de euros (62.000 millones de dólares).

______

Pan Pylas reportó desde Londres.