El primer ministro de Eslovenia dijo el miércoles que renunciará después de que el máximo tribunal del país anuló el referendo del año pasado sobre un importante proyecto ferroviario y ordenó una nueva consulta.

Miro Cerar dijo que ha enviado su renuncia al parlamento y que notificará formalmente al presidente el jueves.

La Suprema Corte de Eslovenia determinó el miércoles que el apoyo del gobierno al proyecto fue unilateral durante la campaña del referendo y que pudo haber afectado el resultado de la votación.

En la consulta de septiembre pasado, el gobierno obtuvo luz verde para su plan de construir 27 kilómetros (16 millas) de nuevas vías férreas entre el puerto de Kope, en el Mar Adriático, y la terminal de Divaca, cerca de la frontera con Italia.

El referendo fue impulsado por el activista independiente Vili Kovacic, que también planteó el asunto ante los altos tribunales de Eslovenia.