Fuerzas tucas atacaron el miércoles Afrin, una localidad kurda en el norte de Siria, en donde al menos siete personas murieron, de acuerdo a reportes de las fuerzas kurdas, mientras que las ofensivas del gobierno cobraron la vida de al menos 20 civiles en la asediada región de Ghouta Oriental, cerca de la capital Damasco.

La artillería atacó el corazón de Afrin al anochecer en intervalos de apenas unos segundos, lo que obligó a los residentes a buscar resguardo, de acuerdo a un video publicado por las Unidades de Protección Popular, conocidas como YPG. El grupo es percibido por Turquía como una amenaza a su seguridad nacional.

Un residente reportó un desabasto cada vez mayor de pan, en momentos en los que decenas de miles de civiles han huido de la ciudad ante el avance de las tropas y el incremento de las ofensivas aéreas y de artillería. Azad Mohamed dijo que hizo fila durante ocho horas en la única panadería de Afrin para comprar apenas unas hogazas de pan. Dijo que algunos de los residentes no pudieron conseguir ninguna.

Afrin ya sufre de desabasto de agua y energía eléctrica después de que las fuerzas turcas cortaron los suministros desde las zonas rurales, de acuerdo con el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. Desde que inició su ofensiva el 20 de enero, Turquía ha bombardeado varias panaderías, indicó el Observatorio.

Miles de residentes ya han salido de Afrin ante la aproximación de las fuerzas turcas, huyendo hacia zonas cercanas bajo el control del gobierno sirio, pero cientos de miles permanecen atrapados en la localidad conforme se acercan tropas turcas con el respaldo de combatientes de oposición sirios, que han rodeado la zona por completo.

Los ataques aéreos por parte de Turquía mataron a por lo menos ocho combatientes pro gubernamentales desplegados para ayudar a YPG en el sur de Afrin, de acuerdo con el grupo militar kurdo.

Una página de Facebook de las aldeas de Nubl y Zahraa publicó imágenes de los ocho combatientes fallecidos, que eran originarios de dichas localidades.

No hubo comentarios por parte de los gobiernos de Siria y Turquía.

Turquía ha advertido al gobierno sirio que no colabore con las milicias kurdas, a las que Ankara considera “terroristas” y aliadas de insurgentes kurdos al interior de Turquía.