Un alcalde mexicano que ganó fama por reconocer que robó "poquito" en realidad tomó ilegalmente más de lo que se creía, de acuerdo con una denuncia por peculado presentada en su contra por el Congreso de su estado.

La legislatura del estado de Nayarit, en la costa del Pacífico, dijo que el exalcalde Hilario Ramírez Villanueva al parecer no entregó a las arcas 12 millones de pesos (unos 650.000 dólares) por la venta de una propiedad que pertenecía a la localidad de San Blas, el municipio que gobernó.

Ramírez y otras autoridades de San Blas habrían vendido un terreno del aeropuerto municipal en 2016 por la mitad de su valor de mercado. Sin embargo, la legislatura dijo el martes que no existen registros de que ese dinero haya sido depositado a las cuentas de la ciudad.

Ramírez se hizo conocido en el país cuando la gente le preguntó en un mitin electoral en 2014 si había robado estando en la presidencia municipal y respondió "sí le robé, sí le robé pero poquito porque está bien pobre".

El martes no respondió a las solicitudes de The Associated Press para hacer declaraciones al respecto de la denuncia de desvío de recursos.