Los demócratas de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes discrepan tajantemente con los republicanos del panel que dicen que no han hallado evidencia alguna de que hubiera habido colusión o alguna coordinación entre la campaña presidencial de Donald Trump en 2016 y Rusia.

El representante Adam Schiff, el demócrata de mayor rango en la comisión, manifestó el martes que cree que hay “evidencia sustancial” de colusión entre la campaña de Trump y los rusos, aunque no precisó si se cometió un acto ilegal.

Los republicanos de la comisión anunciaron el lunes que habían terminado el borrador de un reporte y que no vieron ninguna evidencia de colusión. Schiff, quien vio por primera vez el informe de los republicanos el martes, señaló que los demócratas en la comisión intentarían continuar con la investigación hasta donde sea posible, y que escribirían su propio informe para exponer las conclusiones de la pesquisa del panel de inteligencia sobre la injerencia rusa.

El reporte de los republicanos “caracteriza engañosamente los eventos, pinta un panorama y cuenta una historia que no pudo haber sido mejor escrita si lo hubiera hecho la Casa Blanca”, afirmó Schiff.

Por su parte, el presidente Trump elogió el borrador del reporte y le dijo a los medios de comunicación el martes por la mañana que la Casa Blanca está “muy, muy contenta” con las conclusiones de los republicanos.

“Fue una decisión poderosa que no deja duda, y quiero agradecer a la comisión de inteligencia de la Cámara de Representantes”, indicó el mandatario.

Los demócratas han dicho durante un tiempo que creían que los republicanos no realizaban una investigación seria. El martes, Schiff publicó un reporte de 22 páginas en el que detalló que los demócratas todavía creen que la comisión debe continuar y que aún hay testigos a quienes desean interrogar. Entre esos testigos hay funcionarios de la Casa Blanca, funcionarios de la campaña de Trump y personas que integran la comunidad de inteligencia.

Como ejemplos de evidencia de que hubo una coordinación, Schiff señaló varios contactos entre la campaña de Trump y Rusia, incluida una reunión en la Torre Trump en junio de 2016 e información que fue remitida a un diplomático australiano por un ex asesor de campaña de Trump, George Papadopolous, sobre que los rusos tenían información que podría perjudicar a Hillary Clinton.

Schiff dijo que los demócratas intentarían publicar todas las transcripciones de los interrogatorios de la comisión. También señaló que reabriría o abriría algunas líneas de investigación si los demócratas obtienen la mayoría en la Cámara de Representantes en los comicios de noviembre.

El representante Mike Conaway, el republicano que encabeza la investigación sobre la injerencia rusa, adelantó el lunes algunas de las conclusiones del reporte, pero dijo que no se hará público el documento completo hasta que los demócratas lo revisen y la comunidad de inteligencia decida qué información puede hacerse pública, un proceso que podría tardar semanas.

___

Los periodistas de The Associated Press Chad Day y Darlene Superville contribuyeron para este despacho.