Un juez de Chicago exhortó el lunes a las fuerzas federales en todo el país a dejar de realizar operativos en los que agentes encubiertos persuaden a sospechosos de robar drogas inexistentes de escondites inexistentes, ya que _señaló_ se enfocan de manera abrumadora en gente de raza negra, están llenos de fallas y deben convertirse en cosa del pasado.

Durante una lectura de su fallo de 73 páginas en una audiencia en Chicago, el juez federal Ruben Castillo cuestionó la justicia en general de tales operativos, que involucran a agentes del Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF por sus siglas en inglés) que se hacen pasar por miembros descontentos de algún cártel mexicano del narcotráfico y que les proponen una lucrativa paga a los posibles ladrones.

“Nuestro sistema de justicia penal ya no debe tolerar estos casos de escondites falsos”, dijo Castillo.

El juez señaló “problemas inherentes” en la manera en que se realizan las operaciones y dijo que estas redadas “deben ser vistas a través del lente de la triste historia de racismo en nuestro país”.

Casi el 80% de todos los acusados en casos de casas de seguridad o escondites falsos en el norte de Illinois entre 2006 y 2013 fueron negros, que conforman apenas al 18% de la población adulta en la región, precisó Castillo. “Estas cifras generan una enorme falta de respeto a las labores policiales”, agregó.

A pesar de implorar a las agencias a que dejen de realizarlos, Castillo no dictaminó que los operativos encajen en la definición legal de discriminación racial, y señaló que está obligado a llegar a esa conclusión por un precedente legal con el que no está de acuerdo. Como resultado, dijo que ha rechazado “a regañadientes” mociones de la defensa para desechar cargos en contra de los sospechosos, en su mayoría negros.

Castillo, el primer magistrado presidente de ascendencia hispana en la corte federal de Chicago, inició su audiencia del lunes destacando que lo que estaba a punto de decir era de una importancia histórica, y reconoció su potencial impacto más allá de Illinois. En una medida poco común, le ordenó al agente del tribunal que cerrara las puertas de la sala para que los periodistas no interrumpieran la audiencia para salir a toda prisa a mandar sus reportes.

El juez se basó en la historia para reforzar su argumento de que los operativos de la ATF fomentan el resentimiento en las comunidades minoritarias. Dijo que durante la era de Al Capone, Eliot Ness y otros agentes federales no se rebajaron a utilizar operativos de “bodegas falsas de alcohol”, sino que se apoyaron en técnicas de investigación “sólidas”.

“Este tipo de labor inspira una gran cooperación pública... a diferencia de los casos de escondites falsos traídos ante esta corte”, declaró.

___

Michael Tarm está en Twitter como: https://twitter.com/mtarm