El alcalde Villaraigosa
El alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, comprueba junto a agentes de la policía algunas de las armas de asalto entregadas por los ciudadanos. RUBÉN MORENO

El alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, propuso al concilio de esta ciudad estadunidense evaluar acciones para poner fin a inversiones públicas locales en compañías que fabrican armas de asalto.

Es inapropriado que se canalicen recursos a fabricantes de armasEn respaldo a las acciones anunciadas la víspera por el presidente Barack Obama en contra de la violencia causada por las armas de fuego, Villaraigosa emprendió acciones concretas de manera paralela.

"Es inapropriado para la ciudad que ésta canalice parte de sus recursos a fabricantes de armas", declaró la víspera el funcionario de una de las ciudades más grandes y pobladas de Estados Unidos.

Por esa razón el alcalde ha solicitado a tres fondos de pensión que trabaje para poner fin a inversiones con compañías que se dedican a la fabricación de armas de asalto.

"Ni un centavo"

"De ninguna manera quiero hacer ni un centavo de compañías que se dedican a fabricar esas armas de guerra", puntualizó al señalar que no se puede dar otra tragedia como en la primaria Sandy Hook de Connecticut, donde murieron 20 niños y seis adultos.

"Es inapropiado y por ello es un asunto moral y un imperativo financiero el poner fin a nuestras relaciones con esas compañías", indicó el funcionario que dijo desconocer cuánto dinero fue invertido con esas empresas de parte de la ciudad.

Villaraigosa solicitó por escrito a las juntas de pensión de la ciudad, del Departamento de Agua y Electricidad, de la policía y bomberos, entregar un reporte de factibilidad de remover las inversiones con fabricantes de armas.

En la misiva, el funcionario subrayó: "No deberíamos invertir en apoyar a estas compañías que están poniendo armas de tipo militar en nuestras calles" al enfatizar que acciones en esta lucha deben surgir desde el nivel municipal.

Villaraigosa compartió que este viernes podría participar en una rueda de prensa junto con el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, en representación del Grupo de Alcaldes en Contra de las Armas Ilegales (MAIG, por sus siglas en inglés).