Un niño de 13 años murió al caer de un acantilado en los Alpes franceses mientras su hermano de 10 años sobrevivió, informaron las autoridades el domingo.

La gendarmería local dijo que un equipo conformado por unos 30 policías y oficiales de rescate de montaña encontró a los niños la madrugada del domingo a los pies de un acantilado de 150 metros en un bosque en la estación de esquí de Avoriaz.

La prensa local informó que el padre de los niños llamó a la policía el sábado por la tarde después de que los hermanos, que estaban esquiando solos, no aparecieron. El hermano menor fue llevado al hospital de Thonon-les-Bains. La policía dice que su condición no es potencialmente mortal.

Los niños estaban de vacaciones con su familia en Avoriaz, cerca de la frontera con Suiza.