Las explosiones de dos coches bomba mataron al menos a seis personas y causaron heridas a otra 43 el sábado en la ciudad sureña de Adén, informaron funcionarios de seguridad y testigos. El grupo Estado Islámico se declaró responsable.

El blanco de la primera bomba fue un campamento militar antiterroristas con instalaciones para detener a presuntos milicianos, y el de la seguna una oficina del Consejo de Transición del Sur que es aa la vez la residencia del exgobernador de Adén, Aidrous al-Zubaidi, dijeron testigos. Éste no se encontraba en el lugar.

El Estado Islámico dijo en un comunicado a través de su agencia noticiosa Aamaq que se trató de ataques suicidas.

Funcionarios médicos dijeron que los muertos eran tres civiles y tres efectivos de seguridad. Los heridos estaban hospitalizados.

“Las explosiones sembraron terror en decenas de familias de la zona, que salieron a las calles en busca de sus niños,”, dijo el testigo Gamal Mahdi a The Associated Press. Añadió que había muchos civiles entre los heridos por las explosiones.

Otros testigos dijeron que los milicianos intentaron copar el campamento antes de la explosiçon, pero no pudieron.

Los testigos y agentes hablaron bajo la condición de anonimato por miedo a las represalias o bien porque no estaban autorizados a informar a la prensa.